Invertir en Bolsa

Llega un momento en el que uno se decide a formarse en serio en el mundo de los mercados financieros para intentar convertirse en un ganador consistente.

El punto de partida, sin duda, es el buscador. Empezamos a husmear aquí y allá, encontramos alguna lectura recomendada, ya sean libros o webs, y poco a poco nos encaminamos.

Los libros y las webs tienen autores, así que cuando nos centramos en algún autor particular porque nos guste más o porque encaje mejor con nuestra forma de entender las cosas, sin quererlo, nos estamos asociando a una forma de pensar y de entender el trading.

Por ejemplo, en mi caso, el autor que me enganchó por completo en mis inicios, fue Alexander Elder. No es que los primeros libros que leyese fueran los de Elder, sino que fueron los primeros que realmente resonaron conmigo.

Se tarda cierto tiempo en comprender bien cómo piensa el autor y cómo afronta las diversas situaciones que pueden darse dentro de un sistema de trading completo.

Sin duda, Elder marcó muchas de las ideas clave de mi operativa y que ahora defiendo porque veo que a mi me han funcionado muy bien. A este señor le estoy muy agradecido y, aunque tengo un libro firmado por él, no me conoce de nada. Sin embargo, su impacto en mi ha sido grande.

No obstante, es importante resaltar que no todo lo que Elder me contó a través de sus libros (que he leído un ciento de veces) a mi me resultó de utilidad. Tuve que probar y distinguir lo que encajaba conmigo y lo que no.

No estoy diciendo que algunas cosas de las que él enseña no funcionen, sino que a mi no me funcionan, ya sea porque yo no he sabido sacarles partido o ponerlas en el contexto adecuado, o porque simplemente no encajan con mi estilo de operar y mi forma de ver las cosas.

 

El punto clave

El elemento diferenciador es que con Elder he ido a muerte, hasta el final.

¿Qué significa eso? Que he operado como él enseña durante varios años, hasta hacer de su método el mío.

No obstante, mi método es inevitablemente distinto (aunque también inevitablemente parecido) al suyo porque es totalmente imposible que yo sea capaz de operar exactamente igual que él. Los matices personales aparecen aunque no se busquen. (No deben buscarse, no al menos al principio).

Puedes tener tantas influencias como quieras (yo tengo cientos), pero no puedes cambiar de referencia principal. Tienes que centrarte en un estilo y llegar hasta el final ¡y eso supone un largo recorrido!

 

Lo que tienes que entender

Ganar o perder dinero es irrelevante cuando estás aprendiendo. Y si no ganas con el método de alguien no significa que el método no sea válido.

Salvo vendedores de humo, mentirosos compulsivos o  comerciales sin escrúpulos, lo normal es que lo que un trader predique a él sí le funcione. Y también, lo normal, es que a ti y a la gran mayoría de la gente, eso mismo no os funcione.

Y la culpa no es del método o las técnicas en sí. La culpa (de nuevo, salvo vendedores de humo, mentirosos compulsivos o  comerciales sin escrúpulos) siempre es tuya, porque no has interiorizado verdaderamente esa forma de operar.

Conocer las técnicas sobre el papel y sabérselas de memoria dista mucho de dominarlas en el mercado real, a la hora de lograr que se vuelvan rentables.

 

Posiblemente, el peor error del aprendiz de trader que se lo toma en serio

Seguramente, la peor equivocación que puede cometer un novato comprometido con su desarrollo sea el de dar tumbos de autor en autor, de tutor en tutor.

Girarse hacia la luz que más brilla en cada momento es un mal muy frecuente: Voy al curso de Fulanito, luego los seminarios de Menganito, después me apunto al programa de Zutano… ¡Un no parar!

¡Y un no llegar (a ningún sitio)!

¿El motivo?

El que te acabo de contar: Es más fácil, más cómodo, más reconfortante, dejarse llevar por la sensación de estar formándose que la lucha real por aprender.

Pero tiene dos problemas:

1.- Es mucho más caro andar pagando a todo el mundo por sus cursos premium que centrarse en una sóla referencia hasta el final

2.- Es absolutamente improductivo.

Estar siempre empezando de nuevo es la receta perfecta para no avanzar.

 

Un curso de trading no te enseña, pero si es bueno, te prepara para aprender

Esto es algo que le comento a la gente que me pregunta por Campus de Bolsa, y que no siempre tiene buena acogida ¡Pero es la verdad!

El aprendizaje está en ti, y sólo en ti.

Lo haces realidad cuando te machacas entrenando, tratando de poner en práctica las lecciones recibidas sobre situaciones reales.

Ahí está el aprendizaje, y no mientras estás asistiendo a un curso presencial, o a un seminario online, o cuando te estás viendo unos vídeos y tomando notas. Esa parte es la más entretenida y vistosa. Es la parte en la que te embarga la sensación de estar formándote. En ese momento tienes la conciencia muy tranquila, y hasta te sientes orgulloso de ti mismo (y con razón).

El problema viene cuando te resistes a salir de esta fase porque te sientes bien y sabes que enfrentándote a un gráfico real, con dinero real en juego vas a estar bastante incómodo; Especialmente, porque te aguarda un largo camino de pérdidas, quebraderos de cabeza y frustraciones.

 

Ahora ya lo sabes

Entre la formación y el entrenamiento hay una barrera mental, una dificultad que tienes que superar.

Hay mucha gente atrapada en este punto, casi siempre inconscientemente, pero atrapada al fin y al cabo. No caigas.

Buscar otro formador mejor o profundizar en la materia recurriendo a otras fuentes suele ser una excusa para no enfrentarte a la realidad: Te toca pasar a la fase de práctica en el campo de batalla real, y no te apetece.

Pregúntate a ti mismo ¿Es mi caso? ¿Estoy atascado?

 

Hazme un favor

Cuéntame en los comentarios si a ti te ha costado o te está costando centrarte en un método a muerte y por qué.

Si te parece que este artículo puede ayudar a otros aprendices de trader, difúndelo en las redes sociales pinchando en los botones bajo estas líneas.

Te espero en los comentarios 😀

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)