Asumámoslo, el aprendizaje de la operativa en Bolsa y el desarrollo de todo un sistema de trading no es como un dardo lanzado directamente al centro de la diana. Es más como la trayectoria de una hormiga borracha de vuelta al hormiguero un sábado por la noche.

Un día probamos una técnica, al siguiente implementamos un sistema de trading, al día siguiente utilizamos una nueva forma de entrar al mercado y, probablemente, mañana, cambiemos la forma de cerrar nuestras posiciones.

Tenemos demasiado que aprender, demasiadas opciones por probar y demasiada información por procesar, discriminar o absorber. Por absurdo que parezca, lo cierto es que necesitamos un método para desarrollar nuestro método de trading.

Para el novato, experimentar no es una opción, es una obligación; pero, si cada día que pasa innovamos en varias áreas, no podremos asociar el buen o mal resultado a una acción concreta. Tenemos que innovar de una forma muy controlada, observar los resultados e intentar asociar cada efecto a su causa correspondiente.

El problema es que, como novatos, estamos desorientados. No sabemos qué camino seguir y, en los mercados, cualquier error te cuesta dinero. La línea que separa al ganador del perdedor es muy fina, por lo que uno no puede dejar al azar ningún aspecto de su trading.

Para llegar antes a nuestro objetivo de aprender y lograr desarrollar un sistema completo de trading 100% adaptado a nuestra personalidad y circunstancias, tenemos que hacer un sacrificio. Se trata de un sacrificio de velocidad a cambio de precisión y rectitud en nuestro camino hacia el éxito.

Digamos que tenemos que cambiar nuestra hormiga borracha por una hormiga sobria, aunque mucho más lenta. Avanzaremos más despacio pero, en la práctica, llegaremos antes. O, lo que es incluso mejor, llegaremos.

 

¿Cómo podemos evitar dar tumbos a la hora de desarrollar nuestro sistema de trading?

Sacrificando el número de aspectos en los que vamos a innovar (sabiendo que seremos ineficientes en aquellos en los que no experimentemos) a cambio de realizar un número significativo de pruebas sobre un determinado aspecto de nuestro sistema de trading que queramos depurar o perfeccionar.

Documentaremos con una disciplina férrea cada una de nuestras operaciones para poder aprender de nuestros errores.

Recuerda que no nos basta con al práctica, sino que es precisa la “práctica perfecta”. Hacer pruebas con todos los parámetros fijados como constantes es clave para poder decir si lo estamos haciendo bien o no.

Razonablemente, lo haremos mal. Así que estudiaremos nuestros archivos y sacaremos conclusiones sobre qué tenemos que cambiar y cómo lo vamos a hacer. Después, sólo queda realizar un buen número de pruebas con la nueva configuración y repetir el proceso de depuración.

Parece lento, pero es seguro y, en la práctica, es lo más rápido para aprender de forma eficaz.

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)