de vacaciones

Después de un mes absolutamente alucinante de vacaciones, hoy me pillas cruzando Europa en coche con mi familia, de vuelta a casa.

Aún nos quedan 2000 kilómetros por delante y, dado que vamos con los niños y que queremos disfrutar el camino (en lugar de plantearlo como un trámite), nos lo vamos a tomar con calma.

Para el viaje de ida sí que me las pude arreglar para dejar preparado un artículo técnico (el último vídeo de Tu trading ¿lo has visto?)

En esta ocasión no me he visto tan sobrado de disponibilidad como para ello. (Es por una buena causa).

Pese a todo, estoy muy satisfecho:

Este mes me las he arreglado para mantener el sistema funcionando, prácticamente en servicios mínimos, es cierto, pero funcionando al fin y al cabo.

Además, del material que había anticipado, he sido capaz de preparar y publicar estos otros dos artículos:

Aparte, he podido cubrir las consultas del Campus de Bolsa y mantener el resto de servicios (con la inestimable ayuda de Lola, por supuesto).

Incluso hasta he podido participar en bastantes comentarios de los diferentes artículos.

Vamos, que estoy contento.

 

Para mí esto es un gran cambio

Con un pequeño esfuerzo previo de logística, esta es la primera vez que logro trabajar con un simple portátil durante un mes entero de forma realmente sostenible.

Es decir, hasta ahora, cada vez que me iba de vacaciones tenía que hacerlo todo muy comprimido y breve, porque cada día sin currar era un día en el que el trabajo se me acumulaba de forma inexorable.

Realmente, mis vacaciones eran un poco absurdas: Lo que no trabajaba esos días me estaba esperando a la vuelta. Flaco favor me hacía a mí mismo forzándome a descansar para estresarme poco después. De hecho, las vacaciones en conjunto me agotaban bastante más de lo que me aliviaban.

Pero esta vez ha sido diferente:

La realidad es que no tengo un trabajo por cuenta ajena. No tengo un sueldo fijo, ni tengo que ir a trabajar a ningún sitio, ni entrar a una hora concreta ni salir a una hora concreta, ni hacer nada que a mí no me interese hacer. No tengo que aguantar a ningún jefe ni regirme por ninguna norma o decisión salvo las que yo haya inventado. Y esto es algo que disfruto cada día del año. Todos y cada uno de los días del año.

Sólo tiene un pequeño pero: No puedo aparcar el trabajo al 100% durante un mes.

No pasa nada. He descubierto que si lo admito y me preparo para ello, puedo gestionarlo de forma totalmente compatible con unas vacaciones.

Esta vez sí he descansado. He hecho cosas nuevas en sitios nuevos, sin agenda y sin estrés. Y ha funcionado.

Es una pequeña-gran victoria inesperada. Un triunfo silencioso. Un paso más hacia un estilo de vida mejor.

Bien por mí.

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)