el precio lo descuenta todo

Vente conmigo: Vamos a ver un ejemplo (brutal) de lo que significa que el precio lo descuenta todo.

 

La noticia

Estamos posiblemente ante el fallo de seguridad informática más grave de la historia. Te afecta a ti, a mí, a tu banco, a tu broker, y esencialmente a todo el que trabaje con ordenadores o dispositivos móviles. Afecta, más o menos, a todas las personas y empresas que puedas conocer.

¿El problema? Los datos que se tocan ya no son datos seguros porque puede haber alguien logrando que tu dispositivo los manipule de forma indeseada (como, por ejemplo, copiarlos y enviarlos por internet).

Ojo, porque esto es un juego de a ver quién es más rápido: Si los atacantes desarrollando maldades para aprovechar las dos nuevas vulnerabilidades (conocidas como Meltdown y Spectre) o los fabricantes de chips y de software para tapar los agujeros. Se estima que se tardará una década en superar casi por completo este problema. Puedes ver más detalles sobre los detalles técnicos aquí y aquí.

La noticia se ha dado de forma escalonada, pues lo primero que se descubrió es Meltdown, que afecta mucho más a Intel que a los demás fabricantes de chips (y en concreto que a su competencia, AMD y a los procesadores ARM, propios de dispositivos móviles).

Esto provocó que, al principio, pareciera que “simplemente” Intel se iba a hundir, pero el resto no.

Y aquí viene lo bueno: La primera noticia es del día 2 de enero de 2018 (hace pocos días). Puedes verla aquí.

Sin embargo, ahora se sabe que Google informó a Intel del descubrimiento en verano de 2017, seis meses antes. (Y esto en sí mismo no es ningún problema: Se enteran y comienzan a trabajar para resolverlo. Hasta aquí, todo en orden).

Ahora bien ¿qué harías tú si fueras el director general de Intel, dueño de una fantástica cantidad de acciones, sabiendo que la empresa que diriges puede quebrar (o cuando menos hundirse) por culpa de este monumental fallo de seguridad?

 

Movimientos de dinero entre bastidores

Ya te lo digo yo lo que harías si te vieras fuertemente invertido en una empresa al borde del abismo: Vender tus acciones. Sin piedad.

Y eso mismo hizo Brian Krzanich, el CEO de Intel: Vender todas sus acciones.

Para ser exactos, hizo más que eso:

A sus directivos, Intel les exige poseer cierto número mínimo de acciones (por aquello de alinear intereses). En el caso del jefazo máximo, esta cantidad es de 250.000 acciones. (Y por ejemplo, al director técnico le exige un mínimo de 125.000 y al vicepresidente 100.000. (Aquí lo explican con más detalle).

Así que Brian, que tenía prácticamente el doble de acciones de las mínimas requeridas, vendió 245.743 acciones.

Y sí, después de esa venta se quedó exactamente con el mínimo absoluto que Intel le exige mantener: 250.000 acciones. Ni una más.

En realidad, Brian hizo más que eso:

Antes de vender sus propias acciones, el CEO de Intel decidió ejercer sus opciones de compra.

Es habitual que los directivos de empresa tengan opciones (stock options), que les dan el derecho a comprar un cierto número de acciones a un precio concreto. En particular, Brian tenía un montón de opciones sobre acciones de Intel a diversos precios (más o menos entre $13 y $27, como se puede ver aquí).

Lo que hizo el director de operaciones fue ejercer sus opciones, con lo que pudo comprar 644.135 acciones a un precio medio de $22.27.

Acto seguido, fue al mercado y vendió todas estas acciones al precio que cotizaban en ese momento: $44.05. Así que se embolsó un auténtico dineral:

($44.05 – $22.27) x 644.135 acciones = $14.026.505

Catorce millones de dólares.

Y, entonces sí, es cuando vendió todas las acciones que poseía por encima del mínimo exigido liquidando otros once millones de dólares más:

$44.55 x 245.743 acciones = $10.947.859

Imagino que ese día Hacienda estaba muy contenta.

El CEO de Intel decidió desprenderse de golpe de todo su patrimonio relacionado con la empresa (nada menos que 25 millones de dólares).

Está claro que si creyera que la empresa podría con el bache no lo habría hecho.

 

El precio lo descuenta todo

No importa lo grande que sea Intel, $25.000.000 es mucho dinero. Y si encima son los veinticinco millones que el propio CEO tenía invertidos en su propia empresa, afectan aún más.

Por supuesto, aunque no tengo los datos, estoy seguro de que Brian Krzanich no fue el único en vender. Es de esperar que otros “insiders” y seguramente también otros peces gordos se enteraron del asunto y actuaron en consecuencia.

El problema es que el precio lo descuenta todo.

¿Qué significa que el precio lo descuenta todo?

Que todo lo que pasa con una empresa, lo sabe antes la empresa y los grandes tenedores de sus acciones. Que van a actuar en consecuencia. Y que esto se va a notar en el gráfico. Mucho (mucho) antes de que el más avispado de los periodistas se informe y lo publique. Y, por supuesto (por supuestísimo), mucho antes de que tú te enteres de nada.

Esto es lo que, en la práctica, nos permite predecir el movimiento de la Bolsa.

Por eso, cuando pasan cosas serias en las empresas, y las manos fuertes necesitan actuar, todo el mimo y el esfuerzo se orientan a cuidar el precio con la mayor delicadeza posible.

Mira cómo lo ha gestionado Intel:

 

Maniobra de tiburón

Es curioso ver hasta qué punto es importante ignorar las noticias y centrarse en lo que vemos en el precio. Siempre lo digo, pero es que hechos como este me lo recuerdan una y otra vez.

Y es que, dicho en plata, mienten como bellacos:

En la propia página de Intel puedes ver que la presentación de resultados de la empresa comenzaba con una frase de nuestro querido director en la que informaba sobre los espectaculares y sorprendentes resultados del tercer cuatrimestre del año pasado de Intel. El propio Brian Krzanich declaraba públicamente que Intel iba viento en popa y que esperaban tener el año con sus mejores resultados:

“We executed well in the third quarter with strong results across the business, and we’re on track to a record year,” said Brian Krzanich, Intel CEO.

“Hemos hecho bien las cosas en el tercer cuatrimestre con potentes resultados por toda la empresa, y estamos en vías de alcanzar un año record”, dijo Brian Krzanich, CEO de Intel.

(Puedes bajarte el pdf de la presentación de los resultados del Q3 de Intel aquí, si quieres comprobarlo tú mismo).

No sólo enuncia que Intel va bien (cosa que él sabe que es mentira), sino que además lanza expectativas irreales (“tendremos un año record”).

Y no son casualidad, ni los resultados espectaculares, ni tampoco las (mentirosas) proyecciones optimistas.

Esto, por supuesto, no es algo que yo sepa, simplemente es algo que la lógica me dicta:

  • Con un poco de excel aquí y allá, maquillan la contabilidad para que Intel arrase este cuatrimestre y todo el mundo quiera comprar la tecnológica líder, justo ahora.
  • Con unas declaraciones más que halagüeñas incitan al público a eso mismo: A comprar Intel, precisamente ahora.

Lo fuerte es que la declaración es del 26 de octubre, y cuatro días más tarde, el 30 de octubre el propio Brian firmaba con su empresa el plan de trading (10b5-1) en el que un mes más tarde, desinvertiría por completo toda su participación en la compañía (quedándose en el mínimo absoluto requerido para mantener el puesto).

Alabo Intel, pero yo vendo todo lo que puedo. Blanco y en botella ¿no crees?

Si miramos el gráfico, podemos ver que las cabezas pensantes de Intel, se hayan puesto nerviosas o no, al final lo han sabido gestionar muy bien. Por lo menos hasta la fecha:

intel meltdown el precio lo descuenta todo

  1. Intel se entera del problema.
  2. Los que pueden, venden ya en ese mismo momento, poco a poco, sin montar mucho ruido.
  3. Intel logra levantar su cotización en Bolsa por medio de resultados sorprendentes y declaraciones halagüeñas de su CEO.
  4. El CEO de Intel programa su desinversión en la empresa. Acto seguido el precio cae, de nuevo lentamente, mientras muy pocos se dan cuenta de que algo no va bien.
  5. Se ejecuta el plan de trading del CEO en el que vende todo lo que técnicamente puede vender a un precio excelente, prácticamente en máximos.
  6. Se filtra la noticia de que Intel tiene un problema muy serio.
  7. El precio cae.

Visto este gráfico, seguramente los 25 millones de dólares del CEO no sean más que una pequeña parte del total de dinero implicado en toda esta operación.

Lo han hecho francamente bien.

 

Y sin embargo…

Y sin embargo, lo cierto es que el aspecto técnico de largo plazo de Intel no es nada malo.

Mira conmigo el gráfico mensual:

intel trading grafico largo plazo

Es cierto que el precio ahora está bajo una resistencia relevante. (Qué nivel no lo es si se puede observar en un gráfico mensual).

Y sí, sería totalmente razonable que el precio regresase a la zona de acumulación ($35 aprox, marcada en verde).

Pero mientras no la pierda, la tendencia de fondo seguirá siendo alcista y el precio estará encarrilado para llegar a un nivel que podría encajar perfectamente entre los 55 y los 70 dólares por acción.

No hay que olvidar que estamos mirando un gráfico mensual, y que aquí unas pocas velas se convierten en dos o tres años rápidamente.

¿Se habrá equivocado el CEO de Intel después de todo?

¿O quizás ha vendido lo que planea recomprar en $35, cuando haya pasado la tormenta?

¿Tú qué crees? Ponlo en los comentarios y debatimos la jugada 🙂

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)