Invertir en Bolsa, resultados

El otro día vimos cómo construir tus curvas de beneficios.

Hoy vamos a utilizarlas.

Si recuerdas, dijimos que íbamos a preparar dos curvas: La de beneficio bruto y la de beneficio neto.

La diferencia entre ambas es tan obvia que parece que visualizar una u otra curva no importa demasiado (siempre que sepamos cuál es); pero la realidad es que tener ambas curvas y observarlas con atención nos da muchas pistas sobre cómo operamos, qué hacemos bien, qué hacemos mal y por dónde podemos estar perdiendo dinero.

 

¡Vamos por partes!

La curva de beneficio bruto es la curva más teórica. Habla de tu sistema, y de lo bien o mal que lo respetas. Sin embargo, no se ve afectada por gastos.

Los gastos (que sí se reflejan en la curva de Beneficio neto) son dos, principalmente:

  • Las comisiones que te cobra tu broker
  • Los deslizamientos que sufres a la hora de operar

Es normal, que las curvas de beneficios (o pérdidas) neta y bruta se alejen una de otra, puesto que el neto siempre será inferior al bruto; No se puede operar sin fricción.

Sin embargo, si tienes unas curvas muy distintas, y aprecias que las subidas en el beneficio neto se ven duramente mermadas o canceladas en el beneficio bruto una y otra vez, es que algo está fallando.

Conocidos los dos componentes que diferencian al neto del bruto, ahora es evidente que sólo puede estar pasando alguna de estas dos cosas  (o las dos):

  • Tienes que cambiar de broker.
  • Estás derrochando tu esfuerzo con malas entradas y salidas.

 

Elevadas comisiones por operación

Puede que tu broker sea excelente, pero sin embargo no sea el más adecuado para tu operativa.

A veces uno evoluciona su manera de operar (en cuanto a mercados, frecuencia, productos financieros, etc,) y no se da cuenta de que su broker de siempre ya no es el más apto para servir de puente con el mercado.

Hazte la pregunta: Tal como estás operando ahora ¿tu broker sigue siendo el más adecuado?

Atención:

Si te encuentras en una fase de aprendizaje inicial, no pierdas tiempo optimizando tu broker. Considera tu experiencia en los mercados como un curso formativo y no te preocupes por las comisiones. Págalas felizmente, como pagarías un curso formativo.
Si este es el caso, recuerda que tu objetivo es aprender, no ganar dinero, así que deja de perder el tiempo  en ahorrar parte de lo que pierdes en comisiones y concéntrate en aprender de tus errores.
Cuando definas mejor tu estrategia y forma de operar será cuando te toque analizar cuál es el broker más adecuado para ti y pasar el trabajo de comparar y cambiarte de broker.

 

Amplios deslizamientos (en contra)

Deslizamiento es la diferencia entre el precio al que quieres ejecutar la orden y el precio al que lo logras.

Si lo que sucede es que sufres grandes deslizamientos, casi siempre es por estos tres motivos:

O bien utilizas de forma incorrecta los distintos tipos de órdenes (algo en extremo frecuente), o bien estás colocándolas en el peor sitio posible, que es donde las coloca todo el mundo (ver más sobre esto) o, por último y no menos importante, estás operando en mercados estrechos (con poca liquidez, en chicharros de toda la vida, vamos).

En cualquier caso, si tus curvas bruta y neta son distintas, averiguar cuál es el motivo de sus diferencias (comisiones o deslizamiento) se logra fácilmente mirando el Registro de operaciones en detalle, operación por operación.

No hay más que fijarse en las grandes diferencias entre ambas curvas, localizar las operaciones que las producen y ver cuál ha sido el motivo de esas diferencias.

 

Un concepto crucial

Es importantísimo que tengas totalmente claro que tu curva de beneficios (neta o bruta) nunca va a ser una diagonal perfecta hacia arriba.

Siempre, absolutamente siempre, hay retrocesos en una buena curva de beneficios. Si no los hay, algo huele a podrido.

 

Tipos de curvas y objetivos

La curva propia de un principiante no va hacia arriba, sino que va hacia abajo.

Y no pasa nada por ello. Todos hemos empezado así. Esta es una curva tan digna como otra cualquiera:

Invertir en Bolsa, Curva de resultados, principiante

El reto de un principiante es que esa curva siga yendo hacia abajo, pero cada vez más suavemente, hasta ponerse lateral.

Si eres un principiante con esta forma de curva, tienes que contener, a toda costa, el impulso de intentar dar un pelotazo, porque si te dejas llevar, tu curva se desplomará, y seguramente fulmines toda tu cuenta de trading en una cadena irrefrenable de apuestas locas y suicidas.

Este consejo no es ninguna tontería. Es muy serio, y hablo con más detalle del tema en este artículo. Te recomiendo que lo leas.

La curva del que aún no ha descubierto que necesita definir su propio sistema de trading es una curva errática:

Invertir en Bolsa, Curva de resultados, sin sistema

Si estás en esta fase, aunque tengas cierto talento y experiencia, lo que seguramente no tendrás es consistencia, y lo pagarás con resultados positivos y negativos que se cancelarán entre sí, normalmente con tendencia a la baja.

Esta fase es muy dura, porque ya estás en contacto con el mercado y cuesta reprimirse cuando descubres operaciones potencialmente buenas, pero que no entran dentro de tu sistema de trading, ya sea porque todavía no las abarca, o porque no lo tienes suficientemente decidido.

En esta fase, te sueles meter en berenjenales que no te corresponden, y lo pagas con curvas de beneficios que se desploman.

El objetivo para cualquiera que se encuentre en esta fase es el de operar con extrema cautela, definir muy bien su sistema de trading y seguirlo a pies juntillas. Para hacer esto, contesta a esta serie de preguntas, sin saltarte ninguna. Puede llevarte algunos días, y probablemente alguna que otra semana, pero vale la pena.

Definir bien tu sistema y seguirlo a rajatabla (“perdiéndote” miles de oportunidades) es una tarea dura y por temporadas ingrata, pues casi nunca ofrece resultados inmediatos. Cuesta mucho salir de esta fase, pero es la esencia de convertirse en  un trader de verdad.

Si así es tu curva, te transmito todo mi ánimo. Si perseveras, es cuestión de tiempo que superes esta fase.

La curva de beneficios de un ganador consistente es ascendente (siempre con sus subidas y sus bajadas):

Invertir en Bolsa, Curva de resultados, Ganador

Esta curva impone una cuota a pagar altísima: Un sólo desliz de ejecución y la curva sufre gravemente.

Sólo el trader sobresaliente consigue una curva que sube lenta, pero consistentemente. Esta curva es un tesoro muy preciado, y muy fácil de perder; por eso es tan valorada.

El reto, el enorme reto, para el que ha logrado esta curva, no es mejorarla, sino mantenerla.

Quiero que entiendas que tu curva de trading, si vas haciendo los deberes (controlando el riesgo, cuidando la gestión de capital, optimizando tus entradas y salidas, trabajando la mejora continua y, sobre todo, evitando hacer locuras cuando vas muy bien, muy mal o regular), tiende a mejorar por si sola.

Por eso, lo crucial es hacer las cosas bien, operación tras operación, y eso es lo que te permite pasar a la fase siguiente.

Haciendo las cosas bien, superar el umbral de la rentabilidad y sostenerla, e incluso mejorarla, año tras año, es cuestión de tiempo.

Dame tu opinión y pincha en los botones para difundir este artículo entre tus amigos.

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)