Actualizado: 4 de agosto de 2016

Invertir en Bolsa consiste, esencialmente, en comprar acciones con la intención de no venderlas.

No buscamos especular, esto es, no estamos planeando una operación basada en comprar barato y vender caro, y embolsarnos la diferencia de precios.

Buscamos invertir en buenas empresas, comprando un pequeño porcentaje de las mismas, y que nuestro patrimonio se revalorice porque esas empresas funcionan bien y obtienen beneficios. Parte de esos beneficios nos llegarán a nosotros sobre todo en forma de dividendo (como hace Santander) o principalmente en forma de revalorización de la cotización (como hace Inditex).

Pero aún así, saber cuándo invertir en Bolsa es crucial, porque si lo dejas al azar, tenderás a hacerlo en el peor momento posible.

Los rendimientos de la Bolsa, rondan el 8% anual (promediando muchos años) y esto es lo que esperas obtener con esta actividad.

 

El problema

Cuando uno invierte en Bolsa es con la intención de no necesitar ese dinero y no tener que recurrir nunca a él ¿Verdad?

Verdad.

Sin embargo, a todos nos gusta saber que, en caso de emergencia, siempre podemos ir a por ese dinero.

Y así es: Si tú tienes unas acciones compradas, el tiempo de venderlas y tener el dinero en tu cuenta bancaria se mide en horas (entre 0 y 72 horas, por hacernos una idea).

El problema es que, si compramos acciones sin atender al precio, es muy posible que, cuando queramos acceder al dinero, y nos veamos forzados a vender al precio que haya en ese momento, la cotización sea inferior a la del precio de compra y estemos perdiendo mucho dinero en la práctica.

Por otro lado, sabemos que muchas empresas del mercado no transforman sus beneficios en dividendos, potenciando más la subida del precio de sus acciones.

Por último, si no estás muy informado (perennemente atento a la Bolsa), te acordarás de ella cuando todo el mundo la menciona; y eso siempre sucede cuando el mercado está por las nubes.

Como acabamos de ver, tú lo último que quieres es comprar cuando la Bolsa está en lo más alto, porque te quita disponibilidad práctica de tu dinero y además cancelas potenciales subidas de las cotizaciones.

 

La solución

Todo esto lo resolvemos comprando barato, cuando la Bolsa está baja.

Se dice fácil, pero no se logra nada fácil.

Por dos motivos:

1.- Porque la Bolsa siempre puede caer mucho más o subir mucho más y jamás sabrás si estás en lo más alto, en lo más bajo o a medio camino de una gran subida o bajada.

2.- Porque las emociones te paralizarán para mal en unos casos y te llevarán a tirarte a la piscina sin agua en los otros.

Te explico si quieres los detalles sobre esto en otra ocasión. Ahora símplemente créeme: Las emociones te afectan (y mucho) y siempre de forma fuertemente negativa. Con lo que, de forma natural, y sin entender por qué, tenderás a comprar arriba de todo y vender abajo de todo ¡Justo lo contrario de lo que quieres!

Tienes dos maneras de conseguir saber cuándo invertir: La sencilla, y la tremendamente sencilla.

 

La técnica tremendamente sencilla

Compras un paquete (de acciones, de ETF, de un fondo, o de lo que tú veas conveniente) de forma periódica. Por ejemplo, cada 6 meses.

No importa cómo está la Bolsa, tú simplemente vas comprando siempre la misma cantidad.

Puede parecer una tontería, pero esta es una excelente solución para muchos, porque logra que no te afecten las emociones y, por lo menos, ya no compras en el peor momento posible (¡y eso ya es un gran logro!)

Esta técnica es conocida como DCA (Dollar Cost Averaging).

Consiste en que no conseguirás un precio (promedio) ni fantástico ni horrible; y esto ya es hacerlo mejor que la inmensa mayoría de los inversores.

 

La técnica sencilla

Comparada con la anterior, esta técnica puede parecer complicada, pero en realidad también es simple a más no poder (pero no por ello inefectiva ¡Ojo!)

Se trata de localizar cuando el índice de mercado está barato, desde el punto de vista técnico, y comprar.

No vas a comprar en el mínimo, no vas a comprar en el suelo. Es más, muchas veces comprarás bastante alto, pero dentro de una corrección de la subida o en una parada intermedia dentro de una gran bajada. Sin embargo, tenderás a comprar bien.

Este sistema te asegura señales de compra en los momentos óptimos y acarrea algunas otras señales de compra en momentos no tan buenos.

 

Detalles técnicos:

Para los techies diré que tenemos que aplicar un estocástico (36, 2, 1) sobre el gráfico semanal del S&P500 (o del IBEX35, en el caso particular de que la inversión sea exclusivamente en Bolsa española).

Para todos los demás, diré:

Pincha aquí si vas a invertir en Bolsa española

Pincha aquí si vas a invertir en cualquier otro país

Observa el gráfico y fíjate en el indicador de la parte baja. Tienes señal de compra si el el indicador está cruzando el nivel de 20 de arriba a abajo:

Cuando invertir en la Bolsa

Con esta técnica tenderás a comprar en los crashes de la Bolsa y también en las correcciones más significativas (aunque no siempre coincidan en la parte baja del gráfico):

Invertir en Bolsa

Mira, por ejemplo, el IBEX hoy (mayo 2014):

Cuando invertir

Sólo por asegurarme de que lo has entendido, te voy a hacer una pregunta ¿Cuántas señales de compra hemos tenido desde enero 2008 hasta marzo 2009 en el IBEX35?

Mira la foto y dime cuántas señales ves en ella:

Señales de compra

Así es, tuvimos cinco cortes a la baja, y por lo tanto cinco señales de compra.

Así pues, la técnica sencilla consiste en comprar un paquete cada vez que tengas una señal de compra. No está permitido ignorar señales, ni tampoco comprar si no hay señal.

Ten en cuenta que en los grandes crashes las señales de compra son frecuentes, pero en las fuertes tendencias alcistas son mucho más escasas o incluso inexistentes.

Nota: Si quieres, para acentuar el peso de tus posiciones en la zona baja, puedes ir aumentando gradualmente el tamaño del paquete cada vez que tienes una señal a un precio inferior, y volver al tamaño normal de paquete en cuanto tienes una señal a un precio superior al de la última señal.

Estamos hablando de una técnica a largo plazo, para que vayas generando patrimonio a lo largo de los años.

 

El tamaño de la inversión

Depende exclusivamente de ti, pero no te pienses que necesitas tener un montón de dinero para hacerlo. Todo lo contrario.

Puedes pensar en paquetes de 500€, de 5000€, de 50.000€ o de 500.000€, o cualquier otro número intermedio. La cifra la escoges tú. Todo depende de ti, de tu nivel económico, de tu capacidad de ahorro y de tu perfil personal.

Si tienes algunos ahorros, en mi opinión, una parte de ellos deberían estar en Bolsa. Si te entran dudas, revisa cuánto renta tu dinero en tu cuenta bancaria y seguro que te convences.

 

¿Y qué comprar?

En el fondo eso es lo de menos.

Puedes comprar un fondo que replique de algún modo la Bolsa española, o la Bolsa europea, o americana, o mundial. Tambiés puedes centrarte en algún ETF que replique al propio IBEX35 o al S&P500. Otra opción muy válida es que tú mismo compres varias acciones de tus empresas preferidas en el mercado que estás controlando.

Como te digo, la forma de hacerlo es menos relevante que el momento de hacerlo.

 

El elemento diferenciador

Hay dos tipos de personas: Los que buscan la solución óptima y los que actúan con una solución subóptima.

El elemento diferenciador no está en la técnica que emplees, está en que pases a la acción y emplees alguna de las dos (por imperfecta que te parezca).

Hacer poco es infinitamente más valioso que no hacer nada.

Mi consejo es que no intentes refinar la técnica sencilla, y que la apliques sin titubeos.

Por otra parte, en el hipotético caso de que lograras refinarla, la diferencia en rendimiento real sería tan irrisoria, que no vale la pena molestarse.

De hecho, te recomiendo que combines ambas técnicas, pues la técnica tremendamente sencilla te obligará a invertir con regularidad, que es algo que viene estupendo cuando el mercado sube y sube sin parar, porque nos suele entrar vértigo y la oportunidad se nos pasa delante de nuestras narices sin ser capaces de aprovecharla.

Resulta mucho más lucrativo que entres en la siguiente señal, sin darle muchas vueltas. Al menos, ya estarás en marcha.

Si quieres, te puedo ayudar con todo este proceso:

Como es un tema muy solicitado, he creado un servicio de asistencia para ayudar a la gente con todo el montaje de la estructura de inversión (selección y apertura de cuenta en un broker adecuado para esto incluido).

Por el momento, lo tengo como algo privado, así que no daré más datos aquí; pero si estás interesado en saber más, mándame un correo a contacto@novatostradingclub.com pidiendo más información sobre “Inversión de largo plazo” y te enseño los detalles del servicio.

Si este artículo te ha servido de ayuda, recomiéndalo a tus amigos. Puedes hacerlo pinchando en los botones de Twitter, Facebook y Google+ bajo estas líneas.

Para cualquier duda, te espero en los comentarios 😉

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)