Invertir en Bolsa sin dinero
 

Cero riesgo

Operar en Bolsa sin dinero es una necesidad frecuente.

Nota importante:

Como el propósito de nuestra operativa en Bolsa es ganar dinero, parto de la base de que queremos operar sin dinero para hacerlo sin riesgo, y no porque pretendamos crear dinero de la nada.

Sabemos que, para ganar dinero en Bolsa, hace falta un dinero de partida. Si no lo tienes, no pretendas ganarlo porque, o lo que hagas no será matemáticamente rentable (sostenible), o porque estás siendo estafado por alguien que te vende lo que no es posible.

La idea es operar en simulado, ya sea para practicar cómo funciona la Bolsa, los brokers, los distintos tipos de órdenes, acostumbrarse a los movimientos del precio, etc. o quizás quieras operar en virtual para entrenar una estrategia hasta dominarla o validar su eficacia poniéndola en práctica sobre el terreno, a la hora de la verdad.

 

Sin riesgo no hay gloria

Tienes que entender que todos los simuladores son imperfectos. De hecho, cuanto más complejo, potente y cuantas más funciones tenga es el simulador, más ineficiente será y más se alejará de la realidad de una operativa con dinero contante y sonante.

Por ello, tienes que asumir que tu operativa virtual será siempre una aproximación a tu operativa real. Podrá parecerse, pero nunca será igual.

La principal ineficiencia del simulador no está en el propio simulador, está en tu cabeza:

Y es que, te pongas como te pongas, nunca vas a operar igual si te estás jugando los cuartos que si no lo estás haciendo.

El dolor por estar perdiendo dinero (¡aunque sea un euro!) y el miedo a que el dinero que estás ganando se esfume (y sus consiguientes ganas de cerrar la operación positiva prematuramente) son sensaciones que se ven multiplicadas por mil cuando el nivel de tu bolsillo sube y baja de verdad.

Las emociones juegan un papel decisivo y su control (evitar que interfieran de forma significativa en tu operativa) es lo que muchas veces marca la diferencia entre un trader ganador y uno perdedor.

El control emocional no se adquiere de la noche a la mañana. Requiere entrenamiento y se desarrolla con el tiempo, con muchas horas de vuelo pasándolas canutas.

De hecho, el proceso de entrenar el control de las emociones es mucho más largo que el tiempo necesario para adquirir los conocimientos técnicos que puedas necesitar para operar con éxito.

Por este motivo, yo siempre recomiendo empezar a operar con dinero real cuanto antes. Aconsejo destinar desde el principio un capital pequeño (que puedas perder por completo sin problemas) para empezar a sufrir emocionalmente cuanto antes y así ir acostumbrándote a toda esa vorágine interna que tanto nos dificulta operar con eficacia.

 

Simulador de Bolsa

No obstante, operar en simulado sigue teniendo su interés.

Como te explicaba, puede ser para probar las sensaciones y dificultades cuando implementas con operaciones reales una estrategia que parece muy bonita sobre el papel (y que luego nunca lo es tanto).

En este caso, te puede venir bien un simulador de Bolsa, que lleve las cuentas por ti en cuanto a tus pérdidas o ganancias flotantes, cuanta liquidez disponible te queda, etc.

Si así lo haces, con un simulador tienes que saber muy bien lo que quieres para no perder el norte. En este otro artículo te explico cómo hay que trabajar con un simulador.

 

¡Ojo con los brokers!

Si vas a operar en simulado con una cuenta demo de un broker, ten mucho cuidado:

En mi experiencia, la gran mayoría de las cuentas demo de los brokers se han comportado sensiblemente mejor que las cuentas reales.

Y esto suele ser por dos motivos:

  • En la cuenta demo no siempre hay deslizamientos (y en la cuenta real sí).
  • En la cuenta demo el spread es fijo e inferior al spread medio real del broker.

Esto quiere decir que una cuenta demo de un broker te puede servir para conocer y acostumbrarte a su plataforma, por ejemplo; pero nunca las utilices para validar una estrategia, porque los resultados no serán fiables.

Me ha pasado en varias ocasiones que una estrategia monitorizada en cuenta demo es ganadora, pero llevada a la par en cuentas reales no supera el umbral de la rentabilidad. Esto es especialmente notorio en brokers de Forex.

Ojo con esto.

 

No necesitas un simulador

Es más, no solo no necesitas un simulador, sino que además no te recomiendo que lo utilices.

Y no te estoy diciendo que no operes en simulado, sino que te estoy animando a que lo hagas sin depender de nadie ni de nada. No lo necesitas.

Si operas en simulado para aprender, entonces aprende de verdad.

Tienes que saber llevar tú mismo las cuentas, sin necesidad de que ningún software haga el trabajo por ti. Es más, cuando operes en real, igualmente tienes que llevar las cuentas tú mismo, y comprobar cómo los cálculos de los brokers coinciden con tus cuentas. Y, si no coinciden (a veces pasa), quizás descubras que tienes que cambiar de broker, porque lo que parecía tan bueno no lo es en realidad.

¿Qué necesitas entonces?

El gráfico; y nada más. Para ver dónde compras y dónde vendes.

Quizás no puedas simular deslizamientos, pero sí las comisiones, el tamaño de posición, el beneficio bruto, el neto y la liquidez sobrante, entre otros. Y hacer esto por sistema es lo que te de verdad te enseñará a dimensionar muy bien tus apuestas.

Hazlo con Excel o a golpe de libreta si hace falta, pero hazlo.

¿Sabes cuánto dinero puedes perder con tu próxima operación?

Yo sí. Siempre.

Empieza por ahí.

Te espero en los comentarios, y agradeceré que lo difundas en Twitter, Facebook y Google+ dándole a los botones de aquí abajo.

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)