brokers recomendables trading

Seguramente, la pregunta más frecuente que recibo es ¿Qué broker me recomiendas?

A la que (como buen gallego), para poder responder, yo tengo que contestar con otra pregunta: ¿Tú cómo operas?

 

Te cuento la historia completa

La verdad es que la consulta sobre qué broker elegir me desbordaba, porque implica un largo intercambio de emails con el que pregunta.

Así que, hace cosa de un año, convertí esto un servicio de pago que me compensase tanto ir y venir de emails, siempre con la misma consulta pero con diferentes personas, cada una con su historia personal y su caso particular que escuchar detenidamente.

Sin embargo, no funcionó demasiado bien (el servicio sí, lo que no funcionó fue la idea), porque seguía teniendo varias consultas cada semana y se me iba más tiempo con ellas del que podía permitirme. (Tampoco muchísimo, pero para mí ya era demasiado). Además, como ahora se trataba de un servicio de pago, la exigencia por contestar rápido y bien se intensificaba aún más.

Entonces le subí el precio al servicio, buscando bajar así el número de consultas. Pero nada, la cosa no cambió: Seguían llegando consultas y yo veía que realmente no podía dedicar tanta atención a ese tema. No estaba nada a gusto con el asunto. Quería canalizar esta clara necesidad de la gente, pero el proceso de hacerlo me agotaba.

Llegó un momento en el que no pude más y paré el servicio. Dejé de aceptar consultas para centrarme un poco y poder dedicarme a otras cosas.

Finalmente, decidí implementar una idea alternativa que llevaba tiempo esperando en el tintero:

Estuve trabajando durante varios meses con un programador profesional para crear y levantar un sistema automático que atendiese a las consultas sin la necesidad de mi presencia.

Y así lo hicimos: Creamos una interfaz vía web que te iba haciendo preguntas (y aún más preguntas concretas en función de tus respuestas), y que al final emitía un informe proponiendo una solución y justificando la respuesta. Muy chulo, la verdad.

Sólo había un problema: El árbol de decisión era tan monstruosamente grande que, para dotar de “inteligencia” al sistema, había que trabajar con él en modo manual durante varios meses más.

Aunque lo intenté someramente, yo ya no tenía el cuerpo para ello; así que finalmente nunca lo pude llegar a poner en funcionamiento real.

No obstante, todo esto no ha sido esfuerzo tirado (bueno, mucho esfuerzo tirado sí, pero no todo). Verás:

Al final he aprendido que, para poder dar una buena respuesta, hay que conocer a fondo los detalles. No se puede recomendar un broker sin saber bien la situación personal de cada uno.

Pero (y aquí el pero importante), sí hay una solución al problema (que, por cierto, es la que utiliza IKEA, una de mis empresas preferidas): Y es que no todo el esfuerzo tengo que hacerlo yo (el que da el servicio). Puedes dejar que la parte más costosa para ti, la que más tiempo y atención te consume, la haga el usuario. De este modo, puedes dar solución a la gente sin agotarte en el proceso.

En este caso, la parte que más me tiempo, esfuerzo y atención me consumía era la de conocer los detalles de cada uno. Esta es la parte que tenía que delegar en el propio usuario.

 

La conclusión final

Me di cuenta de que, al final, por mucho caso particular que tenga cada uno, al final siempre estoy recomendando los mismos brokers.

Y no es por culpa de la gente. Cada uno tiene su propia historia y su propia necesidad. Pero brokers que funcionen bien en un momento dado y que estén especializados para determinados perfiles de usuarios, se cuentan con los dedos de una mano (y me sobran dos o tres dedos).

Quizás los brokers que pueda recomendar estos meses no sean los mismos que hace un año, ni tampoco los mismos dentro de un año. Algunos van cambiando (sobre todo los de “gama baja”) y otros son más estables.

Yo no conozco todos los brokers del mundo, pero sí que conozco muchos, y los más importantes los he probado prácticamente todos en mayor o menor medida.

En mi experiencia, ya no es tanto una cuestión de qué broker es el más barato, sino de cuál es serio y cuál no lo es. Por desgracia, hay mucho (mucho) broker que no es serio. Y esos no los voy a recomendar, porque al final nunca compensa.

En general, lo que busco es que tengan un producto razonablemente bueno, y sobre todo, que la gente que está detrás trabaje bien. Eso es lo importante.

Por ejemplo, en el pasado he estado con brokers (y que en su momento he recomendado a mis amigos), que ahora ya no recomendaría. Y casi siempre es porque cambian de equipo y pierden a esas personas responsables y serias (tan difíciles de encontrar, y por ello valiosas).

 

Tú ten claro qué necesitas que yo actualizo la tabla

Así que la solución a qué broker me recomiendas es esta:

Yo tengo una tabla con los tres grandes tipos de brokers para los tres grandes tipos de perfiles de usuarios (quizás la amplíe un poco, con el tiempo; sólo quizás).

Y , que ya conoces a fondo tu propia situación personal, te quedas con el que más te encaje por su descripción.

Yo me encargo de actualizar qué broker pongo detrás de cada uno de esos modelos.

  • ¿Que algún broker deja de cumplir? Retirado.
  • ¿Que aparece algún nuevo broker mejor? Sustituido.

Sencillo.

Tú ten claro en qué situación estás, que yo me encargo de actualizar la tabla.

En esta página estarán siempre actualizados mis brokers preferidos para cada tipo de usuario:

Espero que esta solución te sirva de ayuda. Yo creo que he encontrado el equilibrio perfecto. (Y totalmente gratis para ti).

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)