Todo empieza aquí: La pregunta

Muchas veces la gente me pregunta:

“Oye ¿qué tengo que hacer para ganar X euros al día?”

De hecho, muchas veces la gente me dice:

“No soy ambicioso, me bastan estos pocos X euros al mes”

Y, aunque la intención es buena, lo que la gente no suele entender es que, si puedes ganar un euro, entonces puedes ganar un millón. Ya sea al año, al mes o al día.

 

Un inciso: En promedio

ganar dinero en bolsaTenemos que hablar de promedios.

Es imposible (permíteme que resalte la palabra) imposible, ganar siempre.

Perder forma parte del juego.

Cuando hablamos de ganar (un euro o un millón) al año, al mes o al día, en realidad hablamos de ganar (un euro o un millón) al año, al mes o al día en promedio.

Hay que perder.

Hay que salir muchos días con pérdidas (o semanas, o lo que sea en función del marco temporal sobre el que se opere, la duración media de las operaciones y del número de operaciones que se realicen por unidad de tiempo, de nuevo, sea cual sea esta).

Si quieres ganar 1000€ al mes, aún haciéndolo muy bien, tienes que saber que es muy fácil que haya meses que ganes 3000€ y otros que pierdas 1000€.

Y también tienes que saber que hasta es, no sólo posible, sino probable, que encadenes varios meses perdedores seguidos.

Esto funciona así.

Pero sigamos donde lo habíamos dejado:

La gente no suele entender es que, si puedes ganar un euro, entonces puedes ganar un millón.

Para ganar un euro al día (o al año), se requiere el mismo nivel de destreza, de conocimiento del mercado, de conocimiento de uno mismo y de, al fin y al cabo, experiencia, que para ganar un millón.

 

¿Cómo es esto posible?

El punto diferencial está en cómo ganas ese euro. En si es sostenible o no.

euroPor ejemplo, para que te hagas una idea:

Hoy en día todo el mundo puede darle al botón de comprar ahora mismo y vender al cabo de un rato… y ganar 30€.

Y ya está, ya tienes tu euro al día ganado para todo el mes (en promedio).

El problema está en si eso es sostenible.

Es decir, la pregunta que yo te hago es:

Si repitieras eso el suficiente número de veces ¿seguirías ganando 30€ (en promedio) todas las veces?

En el 99% de los casos ya te digo que no.

Es más, ni 30€, ni 15€, ni 4€, ni nada.

Perderías dinero.

Como un tonto.

Seguramente, perderías cantidades inconfesables de dinero.

Y es que el trading es muy difícil.

Por supuesto, estoy hablando del trading rentable, sostenible y consistente.

Ese es el trading que es muy difícil.

(Lo otro es lo que los yanquis llama gambling).

 

Es un asunto binario

Así que, si te das cuenta, esto no es cuestión de ser más o menos rentable, más o menos ambicioso, más o menos experto.

BinarioEsto es binario.

Es una cuestión de sí o no.

De ser o no ser rentable,

De ser o no ser experto.

Una menor ambición no te lleva a tener mejores resultados.

No se puede ser un poco ambicioso, un poco experto y, por lo tanto, un poco rentable.

Si se es experto, se puede ser rentable y ganar cualquier cantidad de dinero.

 

Otro inciso: Sí hay un punto en el que poca ambición te puede facilitar (enormemente) la vida

Si eres poco ambicioso (verdaderamente, no de palabra), hay una excepción.

Si lo que quieres es superar el mísero interés que te dan en el banco por dejar tu dinero parado durante todo el año y te contentas con un (nada despreciable, por cierto) 6% u 8% anual, promediado en al menos 20 años (esto es muy importante, pues a corto o medio plazo no tiene por qué funcionar), entonces tienes una excelente forma de asegurarte medianamente el resultado sin complicarte prácticamente nada:

Invertir en bolsaYa no estaríamos hablando de trading, sino de inversión en Bolsa.

Esencialmente, consiste en acumular acciones (hay muchas formas de hacerlo, siendo quizás las más eficientes las que no llegan a comprar acciones directamente, sino otros productos como ETF o fondos de toda la vida) y no venderlas jamás.

De este modo, tu patrimonio (esa parte que dejarías muerta de risa en el banco) sea grande o pequeña (mil euros o mil millones de euros) crece de un modo considerable de una forma casi automática.

Y por eso es algo que todos los ricos hacen.

Porque tienen mucho dinero que dejarían parado y que, de esta forma, (en promedio), les puede dar para vivir ¡y muy bien! prácticamente sin la necesidad de dar un palo al agua.

Piensa, por ejemplo, que el 6% de 10 millones de euros, son 600.000 euritos al año. No está mal ¿verdad? (Ni aunque sean brutos, antes de enormes impuestos, está nada mal).

Si quieres saber más sobre cómo invertir en Bolsa, pincha en este enlace.

Volvamos a lo nuestro, que me desvío y nos perdemos por las ramas.

 

¿Qué cantidad de dinero puedes ganar entonces?

La cantidad que puedes ganar no la determina tu ambición. La determinan tus posibilidades.

Hay tres grandes limitantes para la cantidad de dinero que puedes ganar al año (o al día, en promedio):

1.- Tu estilo de trading

2.- Tu tamaño de cuenta

3.- Tu abanico de recursos

Pero, por supuesto, todo esto es partiendo de la base de que eres rentable porque eres un ganador consistente.

Si no tenemos eso, apaga y vámonos.

Y esto es algo que se tarda años en conseguir.

El trading, la Bolsa, es un camino horrible para conseguir dinero rápido. Es lo opuesto de hecho. Es dinero lento; muy trabajado.

Sólo que es escalable, y lo mismo ganas un euro que un millón. Con prácticamente el mismo esfuerzo. Por eso puede ser tan interesante.

Vemos esas “tus posibilidades”, que son las que determinan cuánto dinero puedes ganar:

 

Limitante número 1: Tu estilo de trading

Por tu estilo de trading me refiero, no tanto a tu forma de operar en cuanto a técnicas (a si usas soportes, Elliott, fundamentales o brujería) sino, principalmente, a si operas a medio plazo (con gráficos semanales y  operaciones que normalmente duran meses) a corto plazo (con gráficos diarios y operaciones que suelen durar pocas semanas) o intradía (con gráficos cuyas velas abarcan desde pocos segundos a relativamente pocos minutos y cuyas operaciones duran en consonancia).

Ni que decir tiene (pero aún así, lo digo) que, cuanto más corto es el marco temporal (cuanto más te acercas al intradía) más intenso es el trabajo que tienes que desarrollar con tu trading.

Por eso, una operativa de gráficos semanales, te da una veintena (o treintena, con suerte) de operaciones al año y puedes tomártelo como una actividad totalmente paralela a tu vida normal. De hecho, puede ser perfectamente, un hobby que tan sólo te ocupa la mañana de los sábados (y no por ello dejar de ser rentable).

Igualmente, en un polo opuesto, una operativa intradiaria, con gráficos de entre 1 minuto y 15 minutos, te va a tener trabajando y pegado a la pantalla durante un montón de horas todos los días y, evidentemente, no podrás hacer prácticamente nada más.

Por otro lado, operando intradía realizarás, pongamos por caso, unas 250 operaciones al año, donde el interés compuesto (de un trader ganador y consistente, que sin esto no hacemos nada) juega su papel con más virulencia que nunca, e incluso te puedes llegar a poner en cotas de rentabilidad mensual que los traders de medio plazo sólo pueden aspirar a ver al año.

Pero claro, ya no se trata de un hobby de fin de semana, hablamos de un trabajo hecho y derecho, prácticamente a jornada completa. (Aunque su “jornada” sea un poco rara en cuanto a su distribución en el tiempo).

Y un detalle más a añadir: Aunque lo necesario (en cuanto a destrezas, habilidades y experiencia) tiende a ser parecido, pero diferente, ya sea para operar a medio plazo, corto plazo o intradía, lo cierto es que, cuanto más corto es el plazo, más duro y exigente técnica y psicológicamente se vuelve el trading y más difícil se hace ser rentable de forma sostenida.

Por eso, si me preguntan, aconsejaré siempre empezar por el medio y corto plazo antes que el trading intradiario. El primero es más asequible.

Por lo tanto, como has podido ver, tu estilo de trading, va a marcar claramente la cantidad de dinero que puedes llegar a ganar.

No es lo mismo ganarle un 10% mensual que ganarle un 10% anual a una cuenta de, pongamos, 40.000€.

tu estilo de trading

 

Limitante número 2: Tu tamaño de cuenta

Este, en la práctica, es el limitante de verdad.

Si leyendo el apartado anterior te han entrado ganas de centrarte única y exclusivamente en el intradía, destiérralas.

Puedes ganar muchísimo dinero operando con más tranquilidad y sin la necesidad de una dedicación exclusiva.

Sólo necesitas, proporcionalmente, algo más de dinero.

De hecho, ya que tocamos el tema, voy a a hacer un tercer inciso:

Cuanto más largo es el plazo, más dinero puedes rentabilizar.

Hay un techo práctico de cuánto dinero se puede rentabilizar según el tipo de operativa. (Estoy hablando de personas que gestionan su dinero, no de mega-corporaciones con plantillas enteras dedicadas al asunto).

Este techo es muy variable, pero para que te hagas una idea, no esperes ganar millones de euros (ni siquiera cientos de miles de euros) al mes operando intradía.

Puedes ganar miles, o unas pocas decenas de miles. A partir de ahí se vuelve muy complicado por cuestiones de liquidez de los mercados.

Sin embargo, Warren Buffet no tiene ningún problema en ganar muchísimos millones de euros al mes (los meses que gana, que hay otros que pierde a lo bestia) con su operativa de muy largo plazo.

Nota: Ya sé que el límite de no poder pasar de ganar unas pocas decenas de miles de euros al mes no nos supone ninguna frustración a ti y a mi, pero está bien saberlo y tenerlo en cuenta para cuando nos tropecemos con el “problema”. 😉

Fin del inciso.

(Hoy estoy en Inciso Mode, lo siento).

Volviendo al asunto:

Si quieres ganar más dinero (en promedio) al mes (o al año, o lo que sea) entonces tu cuenta tiene que ser más grande.

Y atención a esto, porque es muy importante:

Es mucho más fácil elegir una operativa tranquila (medio plazo, o incluso corto plazo) y luego ganar el dinero extra, que lo contrario.

Lo contrario sería elegir una operativa intensiva (intradiaria) y rentabilizar una cuenta proporcionalmente menor.

Esto es así porque ganar dinero se puede hacer por infinitas vías, pero lograr ser rentable intradía es mucho más complicado (vitalmente hablando): Requiere (habrá excepciones, pero no cuentes con ello) que lo dejes todo durante años para lograrlo. Una operativa tranquila no. Y ganar dinero (la cantidad que sea) tampoco.

Así pues, y resumiendo, la limitante práctica más común de cuánto dinero puedes ganar con tu operativa es tu tamaño de cuenta.

No tu ambición, como me plantea mucha gente y como te comentaba al principio.

Si quieres ganar más, aparte de asegurarte de que eres un trader rentable y consistente, haz crecer tu cuenta.

No es lo mismo ganarle un 20% anual a una cuenta de 10.000€ que a una cuenta de 400.000€.

tu tamaño de cuenta

 

Limitante número 3: Tu abanico de recursos

Esta es una limitante relativamente marginal en comparación con las otras dos, pero merece ser tenida en cuenta.

Verás:

Las otras dos limitantes (estilo de trading y tamaño de cuenta) podríamos decir que son estratégicas. Hasta cierto punto, las puedes decidir antes de ponerte a operar:

¿Cómo voy a afrontar mi gestión del dinero?

¿Cuánto dinero voy a gestionar así?

Pero esta no, esta es técnica:

¿Cuántos escenarios diferentes del mercado soy capaz de gestionar con éxito?

Obviamente, cuantos más mejor.

No es lo mismo tener que esperar a que se dé una alineación planetaria para poder reconocer una oportunidad explotable que ser capaz de aprovechar situaciones variopintas y frecuentes del mercado.

¿Me permites un nuevo inciso?

Quizás pienses que tu objetivo es lograr dominar un abanico de cuarenta o cincuenta escenarios de mercado. Pero no es así.

Ni de lejos.

Un trader de éxito lo es normalmente porque es capaz de aprovechar un único escenario relativamente común en los mercados. No hace falta que te lo encuentres todos los días, ni siquiera todas las semanas, para poder ganar muchísimo dinero.

Los traders virtuosos, son capaces de aprovechar tres, cuatro o cinco escenarios diferentes. No más.

Donde ellos ven oportunidad, tú no ves nada. Ellos tienen un muy superior grado de percepción de lo que está pasando en el mercado y por eso detectan más oportunidades aprovechables que tú (que en cualquier caso, se han pasado años aprendiendo a percibir y a explotar).

Pero tú no necesitas ser un virtuoso, te basta con aprender y machacar un patrón para ganar tanto dinero como quieras.

Observa que esto ya es algo que la mayoría de la gente nunca consigue.

(¡Inciso muy breve, lo juro!)

Precisamente la mayoría no lo consigue porque se pierde mariposeando entre flores en vez de centrarse en aprender y machacar una oportunidad concreta.

Los aprendices de trader siempre piensan que necesitan aprender más técnicas (¡mejor cuanto más exóticas!) y andan siempre girándose hacia la luz que más brilla, cuando lo que tienen que hacer es todo lo contrario:

Centrarse de una vez en insistir hasta el desfallecimiento en aprender a detectar y explotar una oportunidad muy concreta y sencilla del mercado.

Sólo que esto es muy aburrido.

Parece que esperar por tu oportunidad no es hacer trading, pero hacer trading es exactamente esperar por tu oportunidad.

Volviendo a la limitante número 3 (tu abanico de recursos), ahora te das cuenta de que, aunque todo el mundo piensa que esta es la que más se puede trabajar y la que más hay que trabajar, es todo lo contrario.

Si bien es cierto que ser polivalente y ser capaz de aprovechar distintas oportunidades en el mercado te da mayor capacidad de ganar dinero (en la práctica la multiplica por dos, por tres, o por cuatro, como mucho) hay que tener en cuenta dos cosas:

a.- Que hay que dejar que esta faceta se desarrolle sola, pues es la más cara de conseguir. Se paga con experiencia, y no con disponibilidad o con dinero, como las dos anteriores.

b.- Que las otras dos limitantes (estilo de trading y tamaño de cuenta) son mucho más fáciles (o menos difíciles) de optimizar que esta limitante (abanico de recursos).

tu abanico de recursos

 

Cerramos y le ponemos un lacito

El trading es apasionante, nos permite ganar dinero y potencialmente (sin delirios) cantidades enormes de dinero.

Pero requiere esfuerzo.

Esfuerzo, dedicación, perseverancia, disciplina, sangre fría, no tirar la toalla, ambición, disponibilidad, mantener el foco, paciencia, fuerza de voluntad, tesón, aguante, humildad, confianza en uno mismo, tiempo, mantener el orden las prioridades y dinero.

Esto es exactamente lo que necesitas para ganar esos X euros al día por los que me preguntas.

 

En la práctica

Te he contado la realidad con palabras.

Ahora tienes que poner los hechos:

Hacerte con las herramientas que necesitas y aprender las técnicas. Si no sabes bien por dónde empezar, mi consejo es que lo hagas pinchando aquí.

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)