Estoy convencido de que, si no te gusta operar contra tendencia es porque no lo has probado adecuadamente. Para mi, es con mucho mi tipo de operación preferido.

De las cuatro variantes de swing trading (que conforman mi estrategia de corto plazo):

  1. Largos a favor de tendencia alcista
  2. Cortos a favor de tendencia bajista
  3. Largos contra tendencia bajista
  4. Cortos contra tendencia alcista

mi preferida, sin duda, es la número 3.

A partir de ahí, sin embargo, la siguiente preferida es la 1, la 2 y luego la 4.

Las cuatro son esencialmente iguales en cuanto a la teoría. (Si no recuerdas cómo va cada una, mira la chuleta).

Sin embargo, las cuatro operaciones, por mucho que consistan en cazar los cuatro rebotes clave posibles dentro de una tendencia, son profundamente distintas.

Veamos la personalidad de cada una:

 

Largos a favor de tendencia alcista

Este es el clásico lógico para cualquiera. Consiste en comprar las correcciones a la baja (pullbacks) dentro de una tendencia al alza, tratando de comprar barato para vender luego más caro.

Su principal dificultad es que es la que hace todo el mundo, por lo que el mercado se esfuerza especialmente en engañar. Muy pocas veces se dan las condiciones que yo quiero ver para tratar de comprar ese rebote. Casi siempre, ese rebote se da sin que yo tenga argumentos suficientes para lanzarme a por él (y no me lanzo, obviamente).

Por ejemplo, sabes que pido que haya siempre una divergencia a favor (al alza en este caso) en el oscilador que más te guste (siempre el mismo, claro). Pues, en las operaciones de largos a favor de tendencia, esa divergencia se da pocas veces (en comparación con los otros tres esquemas).

Además, suele haber muchos más barridos y más pronunciados que en otro tipo de rebotes, por lo que cuesta más de lo normal no quedarse fuera de juego en una operación legítima.

En cualquier caso, este esquema marca un segundo puesto en mi lista de preferidas. Simplemente, se da pocas veces; entre otras cosas, porque si la tendencia general del mercado es alcista, estaré operando la estrategia de medio plazo alcista, que es más sencilla que esta y rinde tanto o más cuando el mercado es potente y estable.

 

Cortos a favor de tendencia bajista

Este ya lo opera mucha menos gente. El motivo es que tienes que ponerte corto después de un fuerte retroceso al alza.

Como sabes, las bajadas son mucho más abruptas y duran mucho menos que las subidas, así que hay que echarle valor para ponerse corto dentro de una tendencia bajista.

Sabes que, normalmente, las tendencias bajistas no tienen más de dos swings y, si sólo va uno, la tendencia bajista no se ve, sólo se intuye, aunque se confunde fácilmente con un tramo lateral (y hay que ser muy decidido para abrir cortos así). En cambio, si ya van dos swings a la baja, y la tendencia ya se ve claramente, es muy arriesgado meterse en algo que seguramente fracase.

Sin embargo, me gusta operar así, porque la estrategia de medio plazo casi nunca da la talla en entornos bajistas. Cuando el mercado se desploma, a la estrategia de medio plazo no le da tiempo. Los gráficos semanales no son lo suficientemente rápidos para cazar esos bajones que, aunque queden reflejados en las velas semanales por su gran tamaño, en realidad se dieron en uno o dos días.

Por eso, para operar a favor de tendencia bajista, hay que hacerlo cazando rebotes, según la estrategia de corto plazo.

Se trata de mi tercer tipo de operación preferido, pero podría ser el segundo. Simplemente, ni es el mejor, ni es el peor; tanto este formato como el anterior (largos a favor de tendencia alcista) son los del medio.

 

Largos contra tendencia bajista

Sin duda, mi esquema preferido.

El motivo es que poca gente se atreve con esto y eso lo hace más fácil de operar. Tiene unas reglas mínimas para que pueda ser operado con seguridad, pero es el tipo de operaciones que más luce. Cuando va bien, va espectacular.

Un ejemplo, es la operación que cerré ayer por la tarde (que propuse como entrenamiento aquí):

Primero el gráfico semanal, para que veas el planteamiento de comprar en tendencia bajista, y después el gráfico diario a modo de zoom:

Invertir en semanal

 

Invertir en diario

Como ves, es un planteamiento que luce mucho cuando funciona, y funciona con facilidad. Seguro que ahora comprendes por qué me gusta tanto.

Nota importante: Si revisas mi planteamiento de esta operación, observarás que contemplo la posibilidad de que este precio llegue mucho más lejos. Si así fuera (y visto el gráfico, seguramente lo sea) yo seguiré contento. La razón es que decidí de antemano (antes de abrir la operación) que saldría en un objetivo poco ambicioso (si es que +20% se le puede llamar poco ambicioso) a cambio de salir en el objetivo con una orden limitada, y no en el stop loss de persecución (más arriba que ahora… o no). Lo crucial es que estoy respetando mi plan y todo ha salido a la perfección, por lo que yo debo irme satisfecho, pase lo que pase con este precio a partir de ahora.

 

Cortos contra tendencia alcista

Esta es mi “menos preferida” porque tiene una tasa de acierto muy baja. Cuando funciona, funciona bien. El problema es que lo hace muy pocas veces y, en cualquier caso, las mejores correcciones a la baja no son tan brillantes como las mejores correcciones al alza (que es mi caso predilecto).

Cuando una tendencia al alza es poderosa, puede romper resistencias, incluso con divergencias en contra una y otra vez. Esto, en si mismo, no debería ser un gran problema. Ponemos nuestra orden de abrir cortos por debajo del precio y listo. Si el precio sigue subiendo, nuestra orden no se dispara y tan contentos.

En teoría esto cuadra, en la práctica sólo cuadra muy pocas veces: La razón es que las buenas subidas, con buenas correcciones, suelen tener poca pendiente (comparadas con las bajadas de escándalo con sus correcciones de escándalo). Así pues, para abrir cortos con seguridad, tienes que apartar mucho la orden de entrada de un precio que tampoco está muy alejado del valor (de su media móvil, por ejemplo) y… el margen para rascar algún beneficio es muy pequeño. Casi nunca compensa. El ratio Beneficio/Riesgo rara vez sale interesante.

Si queremos forzar las cosas y apretar un poco las órdenes de entrada y salida es cuando vienen los problemas: Si acertamos, ganamos más. El problema es que ciñendo las órdenes acertamos muchas menos veces.

En conclusión: Este tipo de oportunidades se dan claramente muy de vez en cuando y hay que saber aprovecharlas, pero no son el esquema idóneo para operar con frecuencia.

 

Resumiendo y un par de consideraciones

Estos son los cuatro esquemas de mi estrategia de corto plazo y sus cuatro personalidades. Todas distintas, como has visto.

Cada vez que opero contra corriente y lo publico, me canso de oir que es muy arriesgado ir contra la tendencia, que ahí no está el dinero, e incluso, que es estúpido hacerlo. Sin embargo, a mi (repito, a mi) es lo que mejor me funciona.

Lo que a ti te funcione y con lo que te sientas cómodo sólo puedes saberlo y descubrirlo tú mismo a base de ensayo y error. Necesitarás tres o cuatro operaciones buenas y malas de cada uno de estos casos para poder juzgarlos.

Quién sabe, quizás tu preferida sea la que a mi menos me gusta y viceversa. Aquí, el único que importa eres tú, porque tú vas a operar, tú vas a arriesgar tu dinero y tú eres el que se lo tiene que pasar bien jugando a esto, no los demás.

Por otra parte, quizás te preguntes: Si tienes un esquema preferido y otros tres que te gustan menos ¿por qué no operas exclusivamente tu esquema predilecto?

Porque el mercado está cambiando de carácter y no siempre puedo encontrar operaciones que encajen perfectamente en mi esquema predilecto.

Sin embargo, entre  la estrategia de corto plazo (en sus cuatro variantes que acabamos de ver) y la estrategia de medio plazo (en sus dos variantes: rupturas o primer pullback), sí logro tener un abanico de recursos que me permiten operar de forma eficiente en la mayoría de los entornos de mercado.

Esto tiene una doble ventaja, y la primera es obvia: Soy más adaptable y puedo operar más y mejor. Hasta ahí está claro.

Pero lo verdaderamente bueno es que, cuando el mercado no está perfecto para operar con un esquema concreto, no acabo operando con ese mismo esquema “descafeinado” por aburrimiento, que es un error muy típico del Novato en trading: hartarse de esperar por una buena operación que nunca se da con el único esquema que sabe y operar mal por ello.

Sé tan amable de pinchar en Me gusta, +1 y retuitear este artículo. Si te ha servido de ayuda, exprésalo en los comentarios 🙂

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)