Del dicho al hecho hay un trecho.

Es cierto. De “Quiero hacerme rico” a “Soy rico” hay un salto; pero no es un salto tan grande.

Si yo te dijera: “En siete años, si haces lo que yo te diga paso por paso, serás rico” ¿Firmarías?

Ya lo creo que sí.

Yo te digo que no hay que ser Bill Gates para hacerse rico en siete años. Hacerse rico es relativamente sencillo. Sólo hay que saber que es posible, querer serlo con total convicción y caminar todo el tiempo en la dirección adecuada.

Entonces, si tan fácil es ¿por qué no se hace rico todo el mundo?

  • Primero, porque la gente no lo cree realmente posible.
  • Segundo, porque la gente no lo quiere lo suficiente.
  • Tercero, porque la gente no siempre camina en la dirección adecuada.

Pero, sobre todo, porque estos tres hechos se entremezclan a la vez entre sí de una manera vaga y difusa, haciendo que lo de ser ricos quede para otros.

¿Qué otros? Aquellos que creen, quieren y avanzan.

Hay un pegamento especial que une estos tres aspectos, que los mantiene firmes y claros. Se trata de la motivación.

Si quieres conseguir cualquier cosa en la vida (la independencia financiera, por ejemplo) en lugar de que se te pasen los años viendo la tele, la clave está en mantenerte motivado.

Pero, vayamos por partes.

1.- “La gente no lo cree realmente posible”

Todos sabemos que preferimos en cualquier trabajo, proyecto o misión a realizar, a un persona con una gran actitud, frente a una persona con una gran aptitud.

Esto es así porque la aptitud se aprende, la habilidad se coge con el tiempo y el esfuerzo, se adquiere teniendo ganas; en resumen, esto es así, porque la actitud tira de la aptitud.

Sin embargo, la aptitud no necesariamente tira de la actitud.

Seguro que conocerás a gente de éxito que se hizo a sí misma de la nada. Piensa en Amancio Ortega, creador de Zara o en Bill Gates, fundador de Microsoft ¿De verdad crees que simplemente fueron unos auténticos superdotados de la habilidad en algún campo?

Te puedo asegurar que, independientemente de lo hábiles que fuesen en un determinado campo, lo que de verdad les llevó al éxito fue que supieron ser unos superdotados de la motivación.

Con su imperturbable motivación aprendieron todo lo que necesitaron saber en cada momento, dedicándole el tiempo y el esfuerzo necesarios ¿O acaso piensas que nacieron sabiendo absolutamente todo lo que necesitaban para crear desarrollar y gestionar dos de las empresas más grandes del mundo?

2.- “La gente no lo quiere lo suficiente”

¿De verdad quieres pasar toda la vida trabajando para una empresa que siempre te va a pagar lo mínimo que estés dispuesto a aceptar?

¿De verdad quieres pasar toda la vida trabajando como mínimo ocho horas, más desplazamientos, para poder cubrir gastos y llegar mal que bien a fin de mes?

¿No te gustaría, por poner un ejemplo, trabajar exclusivamente por y para ti, en lo que a ti te encanta, durante tres o cuatro horas al día y tener el resto del tiempo para pasarlo con tu familia y con tus amigos?

¿No te gustaría que el dinero no fuese una limitación en tu día a día?

¿No querrías hacer lo que te gusta en lugar de convencerte de que te tiene que gustar lo que haces, porque no te queda más remedio?

Pues eso es la independencia financiera. Y yo quiero eso.

3.- “La gente no siempre camina en la dirección adecuada”

¿Cuál es la dirección adecuada?

¡La que te lleva a lograr tu objetivo!

Pero es que si no tienes un objetivo claro, no puedes saber cuál es la dirección correcta.

Pero ahora vamos a solucionar el problema. Fíjate bien, porque es muy sencillo:

Mantente motivado.

1.- Convéncete de que es posible. Piénsalo con calma, lee a Robert Kiyosaki (Padre rico, padre pobre), lee a Vicens Castellano. Hay cientos de libros, sitios webs y ejemplos vivientes de que es posible. Apóyate en ellos; te mantendrán motivado.

Date un tiempo y entenderás que realmente es posible. Si otros lo han hecho, tú también puedes.

2.- Quiérelo. Busca lo que quieres en la vida. Acordarte de ello te mantendrá motivado. Estoy seguro de que la independencia financiera te hará infinitamente más sencillo conseguir aquello que quieres para ti en tu vida.

Por suerte o por desgracia, la limitación en el dinero es lo que más puertas cierra en la sociedad actual ¡Hay que hacerse con la llave y aprender a manejarla bien!

3.- Plantéate objetivos cortos y sencillos para mantenerte motivado. Desglosa la idea de ser rico en retos más asequibles.

Si quieres la independencia financiera necesitarás coleccionar activos.

Si quieres activos tendrás que buscarlos, por poner un ejemplo, en la Bolsa. Como aún no sabes de Bolsa, tu primer objetivo es aprender cómo ganar dinero en ella. Desglósalo en leer libros, visitar páginas webs sobre el tema, hacer prácticas de inversión en cuentas simuladas, ahorrar 600€ para comprar tus primeras acciones, etc.

Son objetivos cortos que te mantendrán motivado. Es fácil conseguirlos y, al lograrlo, avanzarás a la velocidad del rayo hacia la libertad financiera.

Cuanto más te metas en el mundillo más sabrás y más fácil te será ir fijando nuevas metas, te irás motivando con más facilidad y, cuando te des cuenta, no sólo habrás avanzado mucho, sino que te darás cuenta de que estás disfrutando enormemente de la vida.

¿Cuál ha sido tu salto mental? ¿Has doblado la esquina? ¡Cuéntame en qué fase estás y cuál es tu historia!

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)