Ya sé lo que estás pensando: Nadie puede adivinar el futuro. No se puede predecir el sentido del precio.

Y tienes razón. Es cierto. No se puede adivinar en qué sentido irá el precio… aunque lo que sí podemos hacer es aumentar mucho las probabilidades de acertar.

Del mismo modo que puedes predecir que lloverá cuando el cielo se oscurece por grandes nubarrones, puedes también augurar un viraje en el precio.

Siendo estrictos, es imposible decir con una fiabilidad del cien por cien si el precio subirá o bajará mañana; pero, si vamos a jugar a los dados ¿por qué no cargarlos?

Aunque el gráfico siempre tenga la posibilidad de subir o bajar, lo cierto es que no tiene la misma probabilidad de ir por uno u otro camino.

El precio se mueve como resultado de la oferta y la demanda. Siempre hay un motivo para cada movimiento en el precio. En ocasiones, esta causa del movimiento deja pistas que nosotros podemos ver, rastros que podemos seguir o señales de advertencia que podemos identificar. Otras veces, la causa del movimiento no deja huellas y éste es absolutamente indetectable.

Vamos a ver algunos trucos que nos ayudarán a adivinar el sentido que tomará el precio:

1.- La línea de menor resistencia

El precio fluirá como un río que baja por una montaña, siempre por la línea de menor resistencia. Los soportes, resistencias y las zonas de congestión creadas en ellos son como zonas sin pendiente. El precio, como el río, tiende a frenarse en esas áreas, incluso puede girar buscando otra zona más cómoda para seguir deslizándose ladera abajo.

Cuando quieras ver cómo se comportará el precio en un gráfico, traza en primer lugar los soportes y resistencias. Sabrás que el precio fluirá libre y rápidamente entre éstos y que se frenará, o incluso se volverá, al acercarse y tropezar con ellos.

Fíjate en la imagen como el precio no duda entre soportes y resistencias y en cómo se frena, y a veces vira, al acercarse y chocar contra ellos.

2.- La zona de valor y el canal envolvente

Nos habrás oído en alguna ocasión hablar de la zona de valor. Se trata del espacio que queda entre las dos medias móviles, una rápida y otra lenta, que solemos pintar sobre el precio del gráfico diario, rellenando en amarillo o azul, en función de cuál de las dos medias esté por encima de la otra.

Ésta área representa la zona en la que el mercado concuerda en su opinión sobre el valor de un activo. En una tendencia alcista, el precio sube hasta alejarse de la zona de valor hasta un punto de euforia máxima en la que muchos empiezan a arrepentirse de haber llevado el precio hasta tal extremo. Después, el sentido común lo devuelve a la zona de valor. La sucesión de estos puntos de euforia conforman el canal envolvente y la de los puntos de consenso van cayendo en el área de valor.

Lo contrario ocurre en una tendencia bajista. Los puntos de histeria van formando el canal y los excesos se corrigen volviendo a la zona de valor.

Traza en tus gráficos un par de medias móviles y un canal que se ajusten bien a los movimientos del precio y, de golpe, te encontrarás con un comportamiento bastante predecible, marcado por unos raíles.

Así pues, es de esperar que, cuando el precio se aleje de la zona de valor, viaje libremente y sin interrupciones hasta el borde del canal; Y, cuando lo alcance, tendrás muchas más probabilidades de acertar si te decantas por un retroceso hacia la zona de valor.

3.- Divergencias

De las divergencias ya hemos hablado con calma en otra ocasión.

Éstas se producen cuando aspectos del mercado no visibles en el precio pero sí revelados por los indicadores empiezan a ir al revés del precio. En muchas ocasiones, todo el precio acaba acompañando a estas desviaciones.

Permanece atento a posibles divergencias de tus indicadores con el precio, te avisarán de virajes inesperados, dando excelentes oportunidades de entrada.

4.- Inercia

La primera ley de Newton dice que las cosas tienden a seguir como estaban. Si el precio acaba de subir, lo normal es que siga subiendo; lo raro es que baje.

Este hecho, en sí mismo, es lo que define las tendencias. Si la tendencia es alcista, quiere decir que la mayoría de los movimientos del precio son subidas; si es bajista, implica que la mayoría son bajadas. Por ello, es más probable que mañana, en una tendencia alcista, el precio suba y no baje.

Traza una curva de tendencia, normalmente una media móvil, sobre el gráfico de marco temporal superior al que usas habitualmente (por ejemplo, ponla en el semanal, si sueles fijarte en el diario). Con esta curva tendrás siempre claro cuál es el sentido de la tendencia reinante. Asegúrate de abrir posiciones sólo en el sentido de esta tendencia. Tendrás más probabilidades a tu favor de que la jugada te salga bien.

¿Cuáles son tus trucos para adivinar el futuro? ¿Guardas algún As en la manga para saber hacia dónde irá el precio? Estoy deseando conocer tu opinión ¡Compártela!Continuamos con más señales para adivinar el sentido del precio en el Episodio II.

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)