Lo podemos decir más alto, pero no más claro ¡Pon un oscilador en tu vida!

Los osciladores son conocidos en el mundo entero por sus increíbles propiedades. Sus efectos son beneficiosos para la salud de cuerpo y mente.

Los osciladores son un tipo de indicadores técnicos que no se mueven con suavidad, acompañando las tendencias de los precios, sino que son curvas que bailan alrededor de un centro, indicando los momentos de euforia y de pánico en la bolsa.

Algunos osciladores famosos son el estocástico, la %R de Williams, la RSI y force index.

Si quieres saber por qué te recomendamos un oscilador, ahí te van 4 buenas razones:

 

1.- Los osciladores encuentran los mejores momentos para entrar

Fíjate en la imagen de la derecha.

Sabiendo que estamos en una tendencia alcista, pues nos apoyamos repetidamente en la directriz de tendencia (línea violeta), el oscilador, en este ejemplo un estocástico, nos señala excelentes oportunidades de entrada al tocar con la línea amarilla que indica sobreventa.

Comprando en ese momento, podemos ver cómo sabrosas subidas nos aguardan.

Ajusta tu oscilador para que se sintonice con el valor en el que quieras entrar. Verás como la próxima vez que dé señal de compra tendrás grandes probabilidades de estar haciendo un buen negocio.

Además, si ya tienes abierta una posición, aprovecha para comprar más acciones cuando el oscilador te dé una nueva señal de compra. Sabrás que es el momento ideal para hacerlo.

Un detalle que no podemos olvidar es que los osciladores no entienden de tendencias. Es tu responsabilidad utilizarlos sólo cuando pueden hacer un buen trabajo.

Para darle a tu oscilador unas buenas condiciones de operación, asegúrate de abrir sólo posiciones largas (compradoras) cuando la tendencia sea alcista. Si la tendencia es bajista, piensa sólo en posiciones cortas (vendedoras).

Pero ¿Y si no hay tendencia?

No te preocupes, porque los osciladores…

 

2.- Saben aprovechar los canales laterales

Cuando el mercado se encuentra en una fase lateral, todo el mundo muestra su fastidio. Así no se puede ganar dinero.

Bueno, eso depende. Si la fase lateral del mercado abre un canal lo suficientemente amplio, estoy seguro de que, con la ayuda de tu oscilador, sabrás sacar tajada de la situación.


Una vez más, configura tu oscilador para que vire con el precio. Esta vez, tendrás estupendas señales tanto para abrir como para cerrar posiciones. Podrás abrir largos cuando el oscilador te indique sobreventa y cortos cuando te señale sobrecompra ¿Qué más podrías desear?

 

3.- Anticipan movimientos con sus divergencias

Los osciladores son especialmente buenos a la hora de mostrar divergencias. En ellos resulta muy fácil localizarlas. Además suelen avisar con mucha precisión.

Fíjate en el gráfico. En él hay tres casos muy claros de divergencias.

Primero, aunque el precio sube, el oscilador (en este ejemplo, RSI) está bajando. El precio acaba cayendo. Después, el precio sube de nuevo, pero el oscilador indica caída otra vez. Así pues, el precio vuelve a desplomarse. Sin embargo, cuando el precio está terminando de caer, el oscilador avisa de que va a haber subida. Y así es. El precio acaba copiando el movimiento que el oscilador ya había anticipado.

Un consejo: Por algún motivo, los osciladores suelen venir con una configuración por defecto demasiado lenta. Es decir, el número de periodos en el cálculo del indicador suele ser muy largo como para hacerlo útil. Prueba a bajar este número hasta 3 ó 5 y ya verás qué cambio.

 

4.- Los osciladores te ayudan a sincronizarte con el mercado

Es bueno comprar un valor cuando piensas que éste va a subir; pero aún mejor es comprar valores cuando piensas que todo el mercado va a subir.

Si los osciladores son tan buenos para encontrar máximos y mínimos ¿por qué no usarlos para localizar esos momentos en los que todo el mercado está a punto de subir o de bajar?

Pon las probabilidades a tu favor y busca oportunidades en valores para abrir largos sólo cuando el índice del mercado (S&P500 en USA, IBEX35 en España, DAX en Alemania, CAC en Francia…) esté a punto de subir. Busca abrir cortos cuando todo el mercado esté a punto de bajar.

Así pues, aplica un oscilador al índice de tu mercado, configúralo y espera a que te avise. Cuando lo haga, busca valores para entrar y encuentra las mejores oportunidades ¡Es muy difícil que te equivoques!


En este ejemplo, hemos tomado el índice norteamericano más famoso, el S&P500 y le hemos añadido un oscilador, la %R de Williams. Fíjate cómo señala cuando todo el mercado está a punto de subir. Cuando el índice sube, la mayoría de los valores suben. Cuando baja es porque la mayoría bajan. Vale la pena sincronizarse con el mercado.

Recuerda que deberás buscar abrir largos cuando tu oscilador te indique sobreventa (cuando el oscilador esté bajo) y la tendencia sea alcista. En tendencias bajistas, buscarás abrir cortos cuando tu oscilador te advierta que el mercado en general está sobrecomprado (el oscilador estará alto).

Por último ¿Y qué oscilador utilizo?

Eso es lo mejor de todo ¡Da igual!

La virtud de los osciladores está en oscilar, por encima de todo lo demás. En el fondo, son todos iguales. Coge uno cualquiera, ajústalo a tu gusto y ¡a disfrutar de sus ventajas!

¿Y tú? ¿Qué opinas de los osciladores? Si sueles utilizarlos o tienes alguno preferido, cuéntanoslo. Estamos deseando saber cómo los utilizas tú.

Si te ha parecido útil esta explicación, pincha en Me gusta de Facebook, en el +1 de Google, o difúndelo en Twitter.

¿Te ha gustado este artículo? Probablemente quieras leer alguno de los siguientes:

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)