Enlaces afiliados en trading y mi forma personal de hacer las cosas

 

Qué son los enlaces afiliados

Los enlaces afiliados son aquellos links que puedes encontrar en numerosas páginas webs que apuntan a productos o servicios de terceros (como por ejemplo, Amazon) en los que subyace un acuerdo entre la web que contiene el enlace y la web que vende el producto o servicio.

Normalmente, si tú pinchas en un enlace afiliado y adquieres el producto o servicio a través de él, la web que aloja ese enlace afiliado percibe una comisión por la venta.

Por ejemplo, si yo te recomiendo un producto de Amazon, y te enlazo a la página del producto dentro de Amazon (con un enlace afiliado), si tú compras ese producto a través de mi enlace, Amazon me paga a mí una comisión.

Todo esto se produce sin que a ti se te incremente el precio final. Simplemente el vendedor asume que paga parte de su beneficio a la web afiliada a cambio de alcanzar una audiencia a la que en principio no habría podido acceder.

La afiliación es buena para todos (para el vendedor, para el afiliado y para el cliente final):

  • El vendedor (Amazon, en el ejemplo) llega hasta un cliente para cierto producto suyo al que seguramente nunca habría llegado por sí solo.
  • El afiliado (yo, en el ejemplo) gana un dinero por servir de puente entre un vendedor y un cliente que no se conocen (pero que deberían hacerlo porque tienen un interés mutuo).
  • Y el cliente final (tú, en el ejemplo) gana porque descubre un producto que le interesa y del que nunca habría sabido su existencia o su utilidad por sí mismo.

 

El lado oscuro de los enlaces afiliados

El problema es que, en la práctica, las afiliaciones dan cabida a formas de actuar no tan beneficiosas para todos, así que por eso escribo todo esto: Para informarte y explicarte mi posición exacta respecto a este tema en el campo que nos atañe, que es el del trading y el de rentabilizar tu dinero (que por cierto, es un sector feroz).

Internet y la industria en general funcionan y se construyen de forma natural y orgánica, pero por desgracia también hay quien lo hace de manera forzada y a golpe de talonario, abusando de las particularidades del sistema en cada momento.

Un ejemplo de ello es el lado oscuro de las afiliaciones y los enlaces afiliados en particular:

La industria del marketing se ha dado cuenta que nadie te vende mejor un producto que tu amigo cuando te lo recomienda, sencillamente porque confías en él y tampoco quieres complicarte la vida tontamente.

Por ello, las principales empresas están ofreciendo constantemente afiliaciones a todo aquel que tenga una audiencia en su mismo nicho para que vendan sus productos y servicios en su nombre.

Y, por desgracia, no pocas veces el afiliado acepta vender lo que sea sin evaluar siquiera el producto/servicio. Lo que lleva a que estas recomendaciones no sean honestas.

Se dan casos en los que quien te está recomendando algo lo hace únicamente por un interés económico, sin importar si el producto/servicio es valioso o es fatal para el usuario final. Esto no es en absoluto bueno para el comprador.

Por ejemplo, en mi caso personal como autor de Novatos Trading Club, recibo ofertas constantemente (prácticamente todos los días) de infinidad de empresas del sector financiero y también de agencias de marketing intermediarias de éstos.

Y prácticamente a todas estas ofertas les tengo que responder que no, gracias. Porque me piden que publicite o recomiende servicios y productos que yo no utilizaría jamás.

Pero no todo el mundo hace igual: Hay quien decide sí aceptar vender material de terceros sin importar si es bueno o malo.

 

Cómo detectar un enlace afiliado

En ciertos países hay leyes que obligan a señalar si algún enlace es afiliado o no; pero en mi opinión eso no funciona bien y entorpece bastante el mensaje porque confunde a la gente.

La forma sencilla de detectar un enlace afiliado es mirándolo. Y es muy fácil de ver:

Imagina que yo te recomiendo un producto, por ejemplo los Zapatos Pepito, que son buenísimos.

Si el enlace que te doy es also así como:

zapatospepito.com

ese enlace no es afiliado.

O incluso , aunque el enlace no apunte a la página principal, puedas ver que el enlace es “limpio”:

zapatospepito.com/zapatoschulos/zapatosverdes.php

ya sabes que (casi seguro) el enlace no es afiliado.

En cambio, si el enlace es algo parecido a esto:

zapatospepito.com/?affiliate-id-1475-user-fulano-mengano.php

te das cuenta enseguida de que ese enlace es afiliado.

Para ver el enlace que subyace bajo unas palabras de enlace, sólo tienes que pasar el cursor por encima y observar la URL que se muestra en la barra de estado del navegador, por ejemplo. O directamente pinchar en él y observar a dónde ha apuntado en primera instancia, durante los primeros segundos.

 

Cómo saber si una recomendación es genuina

En el fondo, lo vas a saber.

Dando por hecho que el texto de la página web la que estás viendo la recomendación podría estar manipulado por intereses cruzados, lo que te queda es percibirlo. Y eso al final es lo que funciona.

Si se trata de una web impersonal, en la que no conoces a quién está detrás, seguramente el enlace afiliado sea una forma más de generar ingresos, como lo pueda ser un banner publicitario. En este tipo de webs, tanto estos banners como las afiliaciones se escogen al mejor postor, sin importar la calidad del producto o servicio recomendado.

En cambio, los bloggers (y también otros tipos de webs en los que se crea una relación de confianza con la persona que nos visita frecuentemente) nos cuidamos muy mucho de hacer recomendaciones basadas en cuánto dinero podríamos ganar con una afiliación. Para nosotros, o al menos en mi caso lo veo claro, sería pan para hoy y hambre para mañana.

 

Mi forma personal de manejar afiliaciones

Si yo te recomiendo algo en lo que no creo, van a pasar dos cosas: La primera es que se me va a notar. La segunda es que si la compras y descubres que es un fiasco nunca más vas a confiar en mí. Y eso es lo último que yo quiero.

Llevo un montón de años escribiendo abiertamente, ayudando todo lo posible a mi gente, esforzándome cada día por aportar el máximo valor ¿y les voy a encasquetar un producto basura? No tiene sentido.

Y, por eso, ni lo hago, ni nunca lo haré.

Eso no quiere decir que yo no tenga afiliaciones de vez en cuando con terceros. Claro que las tengo. Solo que yo las hago al revés:

Utilizo un producto o un servicio en mi trading personal, lo recomiendo de forma natural a quien me pregunta y es el propio vendedor el que acaba contactando conmigo y ofreciéndome una afiliación.

El vendedor viene a mí porque ve como yo le estoy llevando buenos clientes de forma natural (y obviamente le interesa potenciarlo). Le llevo justo a la gente que va a saber utilizar su producto/servicio y aprovechar sus ventajas (lo que a su vez convierte a estos clientes en pequeños comerciales de cara a sus círculos cercanos). Es lo natural y es bueno para todos.

Yo te recomiendo un producto o servicio que conozco y en el que creo. Si no, no lo hago.

Por ejemplo, un producto que recomiendo mucho es este curso online de Lance Beggs.

Es un enlace afiliado. Si consultas la URL verás que esta:

https://getdpd.com/cart/hoplink/6702?referrer=43itjn18c42s88gk8

Hay millones de cursos online sobre trading en Forex que ofrecen afiliación. Algunos ofrecen afiliaciones increíbles que pagan un montón.

Pero en mi opinión son basura. Pura y absoluta basura que, lejos de enseñarte a operar en Forex, te cobrarán carísimas un puñado de lecciones vacías y sin valor copiadas de cualquier sitio de internet.

Yo no puedo recomendarte eso. No importa cuánto paguen. Sería mentirte a la cara. Sería deshonesto y, en realidad, absurdo. Mi intención es seguir aquí mañana haciendo lo mismo que hoy.

En cambio, el curso de Lance Beggs, un tipo al que admiro desde hace muchos años porque es un auténtico genio como trader y como profesor de trading, no podría dejar de recomendarlo aunque quisiera. Porque cuando alguien me pregunta por un buen curso de daytrading o de Forex que no sea muy caro, es este curso el que se me viene a la cabeza; y callármelo sería ocultarlo deliberada e innecesariamente.

Si te fijas, en Novatos Trading Club no hay banners (nunca los ha habido). No hay publicidad de terceros anunciándose en mi web. Por ejemplo, si pusiera publicidad de Google (AdSense) estaría mostrando a saber qué anuncios (van cambiando ellos solos constantemente en función del visitante y del momento) y a saber qué basura podría estar recomendando en mi web sin darme cuenta siquiera.

He recibido ofertas de afiliaciones, de patrocinio, de artículos pagados, de banners publicitarios y de mil tipos más de colaboraciones comerciales por parte de infinidad de agentes de este sector del trading y las inversiones. Pero las he rechazado prácticamente todas. Estimo que suelo decir que sí a valorar una propuesta de cada cien; seguramente incluso menos que eso.

Y el motivo es que no me interesan: Yo puedo ayudar a la gente porque la gente conecta conmigo; y la gente conecta conmigo porque no les meto basura.

En el momento en el que lo hiciera, todo se acabaría para siempre.

Hay otros modos mejores de ganar dinero con una web: Por ejemplo, tengo productos propios de pago. (Ya ves que no hay necesidad de intentar colocar productos malos o incluso mediocres a nadie).

Cuando yo recomiendo algo, y lo digo con la boca bien grande, lo hago porque confío plenamente en lo que recomiendo. Si no, no lo hago.

Prueba de ello, es que prácticamente no recomiendo nada que yo no utilice activamente. Hay algunos productos o servicios que sí (los menos), porque no son justo de mi campo de mayor especialización, aunque yo sé igualmente de primera mano que son muy buenos. Prácticamente todo lo que recomiendo yo personalmente lo uso cada día.

Y prueba de ello también es que algunos de los productos o servicios que más recomiendo, aunque no tengan afiliación posible o no me hayan ofrecido una afiliación, yo los recomiendo igualmente.

Y, bueno, prueba final de ello es que estoy escribiendo esto para ti, para que lo sepas y estés informado de cómo funciona el asunto.

En cualquier caso, como te digo, tampoco importa mucho lo que yo te diga en estas líneas concretas. Si tienes la sensación de que te puedes fiar de mí, verás mis recomendaciones como genuinas (tengan o no un enlace afiliado detrás). Y si no, no importa lo que yo te cuente, no las verás como tal.

 

Yo prefiero pinchar en enlaces afiliados

Cuando me muevo por internet, y estoy en un sitio web que me aporta valor (del sector que sea, es igual) y encuentro un enlace afiliado, prefiero realizar la compra por esa vía que no saltándome la afiliación (por ejemplo, realizando la compra desde otro navegador).

El motivo es que los enlaces afiliados son una forma nada intrusiva para el lector que a su vez le permiten al creador de contenidos monetizar un poco su esfuerzo sin tener que organizar pesadas campañas de ventas.

Yo prefiero que el autor de una web que me ayuda me facilite alguna forma cómoda de corresponderle su esfuerzo. Por eso suelo agradecer enlaces afiliados en los medios que me aportan valor.

Si el enlace no me interesa, ya no pincho. Pero si lo hace, y pincho, estoy contribuyendo a que esa web siga aportándome valor en el futuro.

Espero haberte ayudado contándote estas cosas que no se suelen contar por ahí.

 
 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies