Actualizado: 13 de julio de 2017

Las velas Heiken Ashi son un formato de representación del precio que está cobrando cada vez más adeptos.

En mi percepción personal, el motivo real de utilizar este tipo de velas japonesas (y no las tradicionales) es que la gente busca diferenciarse; hacer las cosas de modo diferente a la mayoría.

Y, aunque eso me parece bien, de nuevo, en mi opinión personal, en la práctica esto supone tan sólo una huida hacia adelante, pues no resuelve ningún problema (el de interpretar correctamente el movimiento del precio), sólo lo transforma en otro más grave.

Si te parece, primero te cuento cómo son estas velas y luego la realidad práctica de las mismas.

 

Pasa el ratón por encima de esta imagen para comparar Heiken Ashi con velas tradicionales

Heiken Ashi vs Vela normal

En este gráfico puedes ver el precio en formato Heiken Ashi. Si pasas el ratón por encima, lo ves en formato de vela japonesa normal.

 

Diferencias prácticas, ventajas y problemas

Como puedes observar, Heiken Ashi es más bonito. Queda mucho más claro cuándo el precio está subiendo y cuándo el precio está bajando.

Con las velas tradicionales, el precio se antoja mucho más ruidoso y errático, y con las velas Heiken Ashi el movimiento se vuelve más noble.

Lo malo es que es falso.

Te he puesto ambas imágenes superpuestas a propósito. Porque me enfada ver cómo se laurea este formato en muchos sitios sin contar la auténtica realidad de este tipo de velas.

¿Qué notas al pasar el cursor por la foto? Fíjate bien.

Exacto: Las Heiken Ashi rellenan huecos. O, dicho de otro modo, el precio real no siempre pasa por donde indican las velas Heiken Ashi.

En los tramos laterales no importa, pero en los tramos en tendencia, Heiken Ashi se inventa información. Y esto a mi no me gusta.

 

El problema de fondo

Las velas Heiken Ashi no son un formato de representación como las velas japonesas o las barras OHLC. En realidad, son un indicador encubierto.

Cuando aplicas el formato Heiken Ashi, no estás viendo el precio “en crudo”, estás viendo una versión suavizada y maquillada del mismo. A efectos prácticos, es parecido a estar viendo una media móvil en lugar de ver el precio. Y tú y yo sabemos que esto puede ser peligrosísimo.

El problema de fondo es que, aunque el movimiento del precio parezca más fácil de interpretar, esto no significa que sea más fácil de aprovechar ¡Es más difícil de hecho, porque añade retrasos!

En las propias fórmulas para el cálculo de apertura, cierre máximo y mínimo de las velas Heiken Ashi se puede apreciar esta naturaleza de indicador encubierto:

  • Apertura= Promedio de apertura y cierre Heiken Ashi previos
  • Cierre= Promedio de apertura, cierre, máximo y mínimo reales
  • Máximo = max {máximo real, apertura y cierre Heiken Ashi}
  • Mínimo = min {mínimo real, apertura y cierre Heiken Ashi}

Fíjate: Son esencialmente promedios y cotas.

Esto implica una representación “al bulto”, orientada a cubrir márgenes. Y en la práctica, esto te hace perder resolución, y por tanto precisión.

 

Un paso más allá

Si lo que quieres es una versión suavizada del precio, no te compliques la vida: Añade una media móvil, pero nunca pierdas al precio original de vista.

He ido un paso más allá, y he colocado una media móvil al precio del ejemplo, que suavizase la tendencia tal y como hace el formato Heiken Ashi.

De nuevo, pasa el cursor por la imagen, y observarás que la media móvil no cambia, independientemente de que se aplique sobre las velas normales o las velas Heiken Ashi.

Si te fijas, esta media móvil cambia de color a la vez que lo hacen las velas Heiken Ashi:

Heiken Ashi vs Vela normal

Para el curioso: La media aplicada en la foto es una media móvil simple de 5 periodos.

Además, ten en cuenta una media móvil correctamente ajustada es más versátil y precisa que la fórmula fija de las Heiken Ashi.

Por ejemplo, en este caso, una media móvil simple de 8 periodos hace un mejor trabajo que Heiken Ashi o su equivalente con la media de 5 periodos, porque te evita las tres señales falsas intermedias:

Media movil ajustada

 

Un nota importante

No soy un detractor del formato Heiken Ashi, ni tampoco un defensor a ultranza de las velas japonesas tradicionales. El formato Heiken Ashi está ahí, como mil y una herramientas más.

Yo no lo utilizo porque, en mi experiencia personal, no me aporta nada. Para ti puede ser tu gran aliado. Explora.

Simplemente, quiero que entiendas que no vas a ser más cool por poner tus gráficos en Heiken Ashi. Estarás perdiendo precisión a cambio de cierta comodidad visual que, en mi opinión, es mejor dejar en manos de una media móvil.

Si este artículo te ha mostrado la verdadera esencia de Heiken Ashi, por favor difúndelo pinchando en el botón de Twitter, Google+ y Facebok.

Para cualquier duda, te espero en los comentarios 😉

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)