Invertir en Bolsa

 

Seguramente, te haya pasado alguna vez; especialmente si tienes mi edad o menos (casi 35):

Estás jugando a un videojuego, de esos en los que puedes guardar la partida en cualquier momento, y precisamente, como la puedes guardar en cualquier momento, quieres la perfección. Así que no paras de guardar y guardar y repetir las escenas que no te han salido perfectas, para ir con el tope de vidas o tope de lo que sea todo el tiempo.

Y aunque soy un firme defensor de que los videojuegos pueden enseñar muchas cosas, ciertamente, lo de guardar y rehacer lo imperfecto, no se traslada a la vida real.

En la vida real, cuando metes la pata, queriendo o sin querer, por inexperiencia o por mala suerte, sea como sea, el mal ya está hecho y no se puede deshacer.

Es una dura lección de vida.

Y todos metemos la pata alguna vez. Es inevitable.

 

The show must go on

Decían estos tipos listos “The show must go on”, y tienen razón. (Hazte un favor, pincha en el enlace mientras sigues leyendo esto. Lo verás diferente).

Cuando metas la pata o cuando algo te salga mal, recuerda que el mundo sigue girando y tú… tú tienes que seguir adelante.

No te lamentes.

No evadas tu responsabilidad.

No te centres en reparar el error.

Mira hacia adelante.

Esfuérzate por hacerlo mejor ahora.

Vuélcate en luchar con fiereza sin temor a equivocarte de nuevo.

Aprovecha lo sucedido como un incremento en el rango de tu experiencia.

 

No busques venganza. Es peor

La venganza es la expresión de la rabia liberada intentando contrarrestar el pasado.

Pero el pasado no es el foco adecuado para añadir valor a tu vida.

La venganza es lo peor que puedes hacer por ti, porque te retiene en el pasado. Justamente, en ese pasado tóxico del que te quieres liberar.

Despréndete del pasado. Céntrate en el presente. Apunta hacia el futuro.

 

¿Y qué pasa con el trading?

Llevo todo el artículo hablando de trading, simplemente no lo he dicho en voz alta.

El trading es una faceta real de la vida real:

No hay goma de borrar para los errores.

Y, además, es imposible no cometer errores.

Por eso, no te voy a decir “Si cometes un error…”

No.

Lo que te voy a decir es:

Cuando cometas un error…

…ni te lamentes, ni te escabullas. Ha sido culpa tuya y solo tuya.

Y ahora, toma nota de lo que no quieres volver a repetir y no vuelvas a mirar atrás.

Tu operación de hoy no puede estar contaminada por la de ayer.

Tu visión del mercado tiene que poder renovarse a cada minuto, con cada nuevo dato.

Tu cuenta de trading tiene que estar en disposición de crecer siempre, así se halle en lo más alto o hundida en el mismísimo infierno.

Y no, no busques venganza, no trates de recuperar tu cuenta.

Ahora tu punto de partida es tu saldo actual. El que tienes ahora, y no el que tenías ayer, o la semana pasada, o el mes pasado, antes de esa enorme metedura de pata que te hizo perder tanto dinero y tanta dignidad de golpe.

Empiezas de cero.

Cada día, cada visión del mercado, cada operación, cada resultado.

Hay quien se empeña en decir que los resultados en trading son estadísticamente independientes.

Es mentira.

Pretender que los resultados son independientes es una (muy burda) aproximación para tratar de acotar ciertos cálculos (¿recuerdas a Bruce Willis?)

Los resultados, incluso dejando a un lado el mercado y la propia estadística, son altamente dependientes, por culpa del “factor Tú”.

Si, tú, no me mires así. Para lo bueno y para lo malo, los resultados están ligados entre sí.

Hay parte positiva: Aprendes de los malos resultados previos influyendo positivamente en los resultados posteriores. Eso es algo bueno, y tú lo quieres, lo buscas, lo persigues y debes reforzarlo. Es bueno que los resultados estén así ligados. Aprendes y mejoras.

No hay nadie, no importa lo profesional que sea, que no esté aprendiendo cada día de los mercados. El trading es aprendizaje constante e interminable.

Para la parte negativa, tu misión es desligar los resultados entre sí lo máximo posible, minimizando la euforia cuando te va bien y desterrando el miedo cuando te va mal.

Es imposible que anules por completo la influencia negativa; pero sí es muy factible que, si te esfuerzas y tienes presente que quieres lograrlo, reduzcas la persistencia negativa de los resultados previos a un nivel en el que prácticamente no afectan en el presente.

 

En resumen

Cuando metas la pata, en la vida o en el trading, the show must go on. Mira al futuro con fuerza.

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)